Tal y como ha explicado , “en los últimos ocho años hemos pasado de 680 millones de euros de exportaciones en esta provincia a casi 1.000… y eso ha sido posible porque el sector agrario y la industria agroalimentaria han tenido el 50% de esas exportaciones, con productos ‘estrella’ como el vino (que está siendo muy demandado en mercados como Canadá y Japón)”.

Una realidad que se extiende al resto de productos agroalimentarios, que “han tirado del carro de la creación de empleo y de riqueza en esta provincia, y así ha sido posible superar la crisis y salir de la misma; otros tienen el turismo de ‘sol y playa’, pero nosotros no; lo que tenemos es un potente sector industrial agroalimentario, de tal forma que el 25% del sector industrial de esta provincia nace de ahí”.

Por eso el presidente de la Confederación de Empresarios de Albacete ha resaltado “es un valor que tenemos que cuidar” y ha elogiado la capacidad de Foros como éste para “poner en valor la capacidad del sector de generación de empleo y de riqueza”; un sector, el agroalimentario, al que ha señalado que “tenemos que seguir ayudando porque tenemos varias incógnitas encima de la mesa, como la cuarta revolución digital en ciernes, ya incipiente, y nuestras industrias agroalimentarias también van a sufrir ese problema”.

Artemio Pérez (FEDA): “Tenemos el producto, tenemos la tierra… hay que darles el valor que merecen; nuestros productos no tienen por qué valer menos que los productos italianos, por ejemplo”

Al hilo de esto, Pérez ha explicado que “el sector ha de estar cerca de la innovación y ha de ser productivo y competitivo: tenemos el producto, tenemos la tierra… hay que darles el valor que merecen; nuestros productos no tienen por qué valer menos que los productos italianos, por ejemplo, pero nos cuesta introducirlos con un valor añadido más…; hay retos, pero es muy interesante, tenemos que ayudarnos y tenemos que ayudar a esa industria para que siga tirando del carro del crecimiento económico y de creación de empleo”.

Sobre esa recomendación de integración a nivel comercial que el propio Gobierno regional está haciendo a las empresas del sector para ser ‘grandes’ en términos de facturación, el presidente de los empresarios albaceteños se ha mostrado muy claro: “Hay que aplicar que ‘la unión hace la fuerza’…; los pequeños empresarios tienen que unirse en alguna forma empresarial que los aglutine (con ‘consorcios’, ‘cooperativas’ o como quieran llamarle) para, de alguna manera, poder llegar a los mercados internacionales; la mayoría de nuestros productos agroalimentarios van a los mercados exteriores a los que, sin una buena red comercial, no puedes acceder, y esa red comercial necesita volumen de facturación, y las empresas pequeñas y medianas no pueden acceder fácilmente; el cliente es el que manda y el que va a mandar, y el cliente no está aquí en la región ni en la nación; por lo tanto, esos canales de internacionalización tienen que ser una vía para que nuestros productos se coloquen en esos mercados y a unos precios razonables (comparables con los de otros países, no pedimos más)”, ha concluido.