El prelado toledano ha realizado estas manifestaciones, tras visitarla mesa informativa del Domund 2016 instalada en Toledo, cuando ha sido preguntado por el robo que se ha perpetrado en la iglesia de Santa María de la localidad toledana de Ocaña.

“Tendríamos que tener en nuestra sociedad muy plural una sensibilidad más fuerte ante cosas que son rechazables, como es rechazable el ataque a dos guardias civiles y su parejas por 50 valientes”, ha lamentado el arzobispo toledano.