La “mala gestión” medioambiental y de control poblacional de las especies cinegéticas se debe, según Asaja, a “la falta de actuaciones o a la aplicación de medidas aisladas, en vez de un protocolo de acción conjunto para todas las partes implicadas”. La organización agraria ha recordado, que, hasta la fecha, el Gobierno central y el regional han sido “incapaces de sentarse en la misma mesa, aparcar temporalmente las diferencias y priorizar a los agricultores y sus familias frente a cualquier otro tipo de interés político o ideológico”.

Para la organización agraria, la declaración de comarcas de emergencia cinegética temporal, las excepciones en los períodos hábiles de caza, las autorizaciones excepcionales o la instalación de mallas conejeras, entre otras, “serán inútiles mientras no se aplique simultáneamente otras actuaciones que impliquen a todos los actores afectados, incluidos titulares de los cotos de caza y responsables de los seguros agrarios”.

Además, Asaja Castilla-La Mancha ha señalado al , al Administrador de (Adif) y a las confederaciones hidrográficas “por interponerse” en la lucha contra la plaga de conejos, según ha informado la organización en un comunicado.

MAYOR CONCENTRACIÓN

Concretamente, la organización agraria ha explicado que los focos donde se produce una mayor concentración de madrigueras y conejos son los ubicados en zonas de seguridad de vías de ferrocarril y carreteras, que figuran como dominios públicos del , así como los cauces de los ríos y arroyos cuya limpieza es responsabilidad de las Confederaciones Hidrográficas. Sin embargo, “no sólo eluden sus responsabilidades, sino que tampoco autorizan a los agricultores a hacer la limpieza de esos focos”.

Finalmente, Asaja ha querido recordar que recientemente Adif ha sido condenado por la Justicia a indemnizar a unos agricultores por daños causados por los conejos en las parcelas que tienen junto a la línea de AVE a su paso por (Cuenca), “lo que viene a constatar la realidad que viene denunciando esta organización”.