En este sentido, Asaja también ha señalado que la falta de presupuestos en la Comunidad Autónoma ha puesto “en peligro la estabilidad del sector del que depende el desarrollo de los pueblos y las zonas rurales” y que “la semana pasada movilizó a 7.000 agricultores y ganaderos”, ha informado la organización en una nota de prensa.

Por ello, ha exigido a los diputados regionales que “pongan fin a la batalla dialéctica de reproches, insultos y críticas que se ha desencadenado en las Cortes regionales y que se trabaje por las vías de la negociación y el diálogo transparente”, a través de las cuales la organización agraria apunta que ha ofrecido su “total colaboración para que el campo no asuma las consecuencias de las diferencias políticas o ideológicas”.

“Independientemente de las partidas en materia agropecuaria que quedan bloqueadas, tales como seguros agrarios o los proyectos de regadíos, los que han rechazado el proyecto de Ley de Presupuestos de Castilla-La Mancha no han tenido en cuenta al motor económico más importante de la región, del que dependen miles de agricultores y ganaderos profesionales, las cooperativas y la industria agroalimentaria, así como muchos proyectos para el futuro y el desarrollo rural”, ha sostenido Asaja.

“El sector agrario necesita un horizonte de estabilidad para poder afrontar sus decisiones e inversiones y eso resulta imposible si los que tienen responsabilidad y capacidad de legislar utilizan el campo cada dos por tres con otros intereses que no son los de los propios profesionales del sector”, ha concluido la organización agraria.