La piedra, aunque arrasó Villanueva de los Infantes, también llegó a municipios como Almedina, Torre de , Villamanrique, Fuenllana, Carrizosa y parte del término municipal de Alhambra, dejando desolada toda la zona, según ha informado Asaja en nota de prensa.

Por eso, esta organización ha animado a todas estas localidades a que se sumen a la iniciativa de Infantes y también soliciten ayudas especiales para poder hacer frente a esta situación.

Este martes los agricultores han salido al campo a comprobar los daños en sus parcelas y, aunque ha sido complicado evaluar con exactitud el alcance de éstos por las condiciones que presentaba el terreno, el balance es “desastroso”.

La tormenta también ha dañado instalaciones ganaderas, vehículos y naves agrícolas, tejados, caminos rurales e infraestructuras, como sistemas de riego.

Según las primeras estimaciones por cultivos, se ha visto afectado el viñedo, pimiento, olivar y, en menor medida, almendro. Hay mucha superficie de viñedo afectada.

Asaja considera prematuro dar datos concretos de hectáreas damnificadas, pero alrededor de dos tercios de las explotaciones del término de Villanueva de los Infantes han quedado perjudicadas por la tormenta, con daños de entre el setenta y el cien por cien, por lo que en muchos casos la vendimia será inviable. La recogida de la uva estaba prevista que comenzara la semana que viene, pero los viticultores intentarán recogerla cuanto antes.

De otro lado, la mayor parte de parcelas con pimientos de esta comarca han quedado arrasadas. Esta semana se había comenzado a recolectar, pero en muchos casos estas labores tendrán que cesar tras haberse registrado daños entre el ochenta y cien por cien; ha quedado destrozado el producto, pero también la mata. Hay que tener en cuenta además que el pimiento es uno de los cultivos menos asegurados por su alto coste.

Asaja pedirá ayudas para estas explotaciones agrícolas y ganaderas, pues este desastre climatológico afecta “negativamente”, desde el punto de vista económico y social, a toda la comarca del Campo de Montiel.

“Crea un gran perjuicio para las familias afectadas ya que, lamentablemente, la mayoría no cuenta con seguros agrarios por las nulas coberturas y altos costes, lo que hace más difícil la viabilidad y el futuro de estas explotaciones”, ha manifestado Asaja.

A partir de este momento, la organización agraria estará en conversaciones con Agroseguro y pedirá que se aceleren las peritaciones lo máximo posible. También se dirigirá a las distintas administraciones para exigir que se pongan en marcha medidas urgentes y paliar la situación de pérdidas de la comarca.