La (Asinver) prevé que un “rescate” a las concesionarias de autopistas lleve aparejado fusiones en el sector y cifra en 4.143 millones la exposición total, medida en inversiones, de estas empresas.

El hipotético “plan de rescate” o “nacionalización” de estas empresas afectaría a un total de 448,7 kilómetros de autopista, según los cálculos de Asinver, que desglosa además las cifras por tramos y por empresas inversoras.

La Radial 2 tiene como inversores a ACS, Abertis, Acciona y Globalvia-FCC, y 500 millones comprometidos, frente a los 852 millones de las radiales 3 y 5 (ACS, Abertis, Acciona y Globalvia-FCC) y los 1.064 millones de la Radial 4 (Ferrovial, Sacyr y ).

Además, hay invertidos 400 millones en la AP 41 (Isolux, Azvi, Sando, Comsa y BES), además de 382 millones en la M12 (OHL), 500 millones en la AP 7 (Globalvia-FCC y Ploder) y 445 millones en el Bypass de Alicante (Abertis y Ploder).

Asinver entiende que la posibilidad de que el Gobierno esté preparando un plan de viabilidad para las concesiones de autopistas con problemas financieros “representa a todas luces un rescate a las autopistas”, y a su vez una “ayuda importante” para las constructoras más expuestas.

A falta de conocer los detalles del plan, la asociación prevé un proceso de consolidación y fusión entre concesionarias, así como una ampliación de la duración de las concesiones y garantías del Estado a la deuda de las concesiones rescatadas.

También ve posible una inyección de capital público a través de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del (Seittsa), con lo que el Estado pasaría a convertirse en accionista de estas empresas.

“POSITIVO” PARA LAS EMPRESAS.

En una nota, Asinver considera, “en principio”, que cualquier plan de rescate para las autopistas deficitarias sería “positivo para las empresas concesionarias, ya que limitaría el potencial negativo en el valor de estas concesiones cuando se les atribuye un valor patrimonial cero”.

En algún caso, como es el de Sacyr, las empresas han provisionado hasta cero el valor de su participación sus autopistas deficitarias en las cuentas de 2011.

A nivel nacional las cifras de tráfico no han dejado de reducirse durante los últimos cinco años, en plena crisis económica y subidas de precios de los carburantes, lo que ha dañado el negocio de las autopistas.

SENSIBLES A LOS INTERESES.

Junto a esto, la asociación indica que los activos de autopistas son “muy sensibles a las variaciones de tipos de interés y al coste del capital”, ya que son a largo plazo, de modo que un cambio repentino en las primas de riesgo, tipos de interés o diferenciales de crédito, como ya ha sucedido, tienen un impacto importante en las valoraciones.

Otro factor de riesgo para estas empresas es un posible escenario deflacionista, ya que los peajes de las autopistas en concesión están habitualmente indexados a la inflación.