En primer lugar, crítica esta asociación que “sigue permitiendo que los menores de edad, desde los 14 años, puedan cazar, amparándose en la normativa estatal que permite el uso de armas para la caza a estos menores”.

Se recoge también en el proyecto de ley, según informa la asociación en nota de prensa, “la posibilidad de constituir cotos privados sin acreditar la titularidad de todos los terrenos incluidos en los mismos, lo que supone una apropiación de derechos ajenos sin título alguno”.

Mención aparte a su juicio “merecen las granjas cinegéticas, que siguen regulándose de forma casi idéntica que en la Ley anterior”. “No resulta compatible con el argumento de que la caza es una actividad ecológica que permite la regulación de las especies el permitir que se críen animales en granjas sin otra finalidad que la de soltarlos en los cotos para cazarlos”.

Asimismo, señalan que el proyecto de ley mantiene el límite de la superficie mínima de los cerramientos cinegéticos, superficie donde se retienen en su interior a los animales de caza, en 1.000 hectáreas, “siendo que en otras comunidades autónomas, como en Andalucía, la superficie mínima permitida asciende a las 2.000 hectáreas”.

“Por todo ello, solicitamos al Gobierno regional que abandone su cobardía frente al lobby cinegético y comience a regular leyes, pensando en la sociedad en su conjunto, no solo para contentar al sector de los cazadores, y piense también en el bienestar animal. De esta forma, instamos al Gobierno regional para que el próximo proyecto de ley sobre el bienestar animal no excluya del mismo a los perros utilizados para la caza. Esperamos que con el próximo proyecto de ley el gobierno sea más valiente y no se deje amedrantar por los lobbies cinegéticos”, han concluido.