Estas asociaciones han recordado en nota de prensa que el presidente regional, , “se comprometió” a que en 2018 se destinarían 600.000 euros a ayudas para la adquisición de libros y material multimedia por parte de las bibliotecas, además de 400.000euros para actividades de animación a la lectura y 300.000 más para renovación de equipamiento de las bibliotecas.

En este sentido, han comentado en que en este 2018 ya se ha convocado la ayuda a adquisiciones bibliográficas, aunque han incidido en que su cuantía es de “tan sólo 500.000 euros, un aporte inferior al anunciado”.

Las asociaciones han continuado haciendo hincapié en que todavía no se sabe nada del resto de ayudas anunciadas. “Y lo que es lo peor, según parece, en los presupuestos actuales no aparecen contempladas”, han añadido, apuntando que las últimas ayudas para animación a la lectura “fueron el año 2010”.

Por otra parte, las organizaciones de bibliotecarios han querido “alabar a aquellos ayuntamientos que, durante los años que no hubo ayudas, apostaron por sus bibliotecas manteniéndolas abiertas y sin rebajar las condiciones laborales de sus bibliotecarios” y han llamado la atención de aquellos que “recuperándose, aunque de forma tímida, las ayudas en 2016 y 2017, no vuelven a abrir las que fueron cerradas y tampoco mejoran las condiciones laborales de sus bibliotecarios”.

“Queremos también hacer un llamamiento a todas las fuerzas políticas de nuestra región, que tengan o puedan tener representación parlamentaria, para que de una vez por todas sean capaces de hacer un Pacto Regional por la Biblioteca Pública”, han señalado, pidiendo también a las fuerzas políticas y al Gobierno regional que “tengan la valentía de abordar la Ley de Bibliotecas 3/2011 y, aparte de ese Pacto Regional, establezcan la financiación de las Bibliotecas Públicas a través de convenios con distintas instituciones, haciendo entrar en ellas de una vez por todas a las Diputaciones Provinciales”.