En nota de prensa la ha explicado que los detectores anteriormente referidos trabajan en el marco del Proyecto SMART, que tiene como objetivo monitorizar continuamente el cielo con el fin de registrar y estudiar el impacto contra la atmósfera terrestre de rocas procedentes de distintos objetos del Sistema Solar.

El evento ha sido analizado por el investigador responsable del Proyecto SMART, el Profesor Madiedo del (IAA-CSIC).

Este análisis ha permitido determinar que la bola de fuego se inició a una altitud de unos 130 kilómetros sobre la provincia de Ciudad Real, casi sobre la vertical de la localidad de . Desde allí avanzó en dirección suroeste, extinguiéndose a unos 81 kilómetros de altitud sobre la provincia de , casi sobre la vertical de .

Las Perseidas están producidas por el cometa Swift-Tuttle. Este cometa completa una órbita alrededor del Sol cada 133 años aproximadamente. Y cada vez que se aproxima a nuestra estrella el Swift-Tuttle se calienta, emitiendo chorros de gas y pequeñas partículas sólidas que forman la cola del cometa.

Todos los años, entre finales de julio y finales de agosto, la Tierra cruza los restos de esta cola, lo cual provoca que estas partículas choquen contra la atmósfera a una velocidad de 210 mil kilómetros por hora, dando lugar a las estrellas fugaces Perseidas.

En ocasiones, estas partículas desprendidas del cometa Swift-Tuttle son de mayor tamaño, y cuando estos fragmentos entran en la atmósfera generan brillantes bolas de fuego como la registrada en la noche del 13 de agosto.