“Cerramos un año en negativo que contrasta con la evolución nacional o de otras regiones españolas en la que los autónomos han sido escuchados y se les ha considerado un motor para el empleo. Hemos pagado el retraso en la puesta en marcha de buenas medidas como es el Plan de Trabajo Autónomo regional, y la ampliación de la tarifa plana”, ha asegurado el portavoz de ATA en Castilla-La Mancha, .

“Al menos los datos de paro han bajado y a eso también contribuimos los autónomos ya que creamos uno de cada empleos”, ha destacado.

Por provincias, ha destacado la pérdida de autónomos en Albacete que ha visto caer sus afiliados al (RETA) en un 0,8 por ciento, seguida de Ciudad Real y Cuenca con un 0,7 por ciento menos de autónomos en un año.

Por su parte no todas las provincias pierden autónomos ya que en Guadalajara se ha sumado 32 autónomos en 2017, un 0,2 por ciento más, según ha informado ATA en una nota de prensa.

Por género, son los varones los que más autónomos han perdido en este año, un 0,5 por ciento menos. El sector que más pérdida de autónomos ha registrado en el pasado 2017 es el de las actividades financieras con un 3,5 por ciento menos, o en el comercio con 545 autónomos menos, un 1,5 por ciento menos.

“2017 ha sido un año récord para el empleo en España. Y en Castilla-La Mancha lo cerramos con una sensación agridulce. Y es que muchos están esperando a este enero para poder acogerse a la ampliación de la Tarifa Plana”, ha añadido Perea.

Ha concluido afirmando que “los autónomos serán protagonistas del empleo en 2018 si se empiezan a hacer las cosas bien”.