Y es que según ATA, en los cuatro primeros meses de 2019 el número de autónomos en la región, “lejos de crecer, disminuye en 575 trabajadores por cuenta propia, frente al aumento de 1.020 registrado en el mismo periodo de 2018”.

Por provincias, únicamente Guadalajara sumó autónomos en lo que va de 2019, concretamente 15 autónomos más que al iniciar el año. El resto registró descensos en los cotizantes autónomos a la Seguridad Social, siendo Cuenca la que más autónomos perdió, concretamente 291 menos que en diciembre de 2017 (-1,5%), seguida de (198 autónomos menos y un descenso del -0,4%), Albacete (-43 autónomos) y Ciudad Real (57 autónomos menos).

“Que el empleo crezca, el paro baje y ganemos autónomos siempre es una buena noticia, pero no debemos olvidarnos de que estamos viviendo una importante desaceleración en la región: el paro baja menos que años anteriores, el empleo crece a un menor ritmo al igual que los autónomos y las contrataciones se reducen un 7,6%”, ha apuntado el portavoz de -La Mancha, .

De ahí que la asociación, según ha informado en nota de prensa, vea “fundamental generar un clima de estabilidad y confianza para crear empleo estable y facilitar las iniciativas emprendedoras y empresariales”.

“Las medidas regionales tampoco están consiguiendo frenar la desaceleración del colectivo. Se deben acometer reformas que incentiven la generación de empleo y faciliten que cada día haya más autónomos”, ha señalado José Luis Perea.