Los profesionales sanitarios de los Centros de Atención Primaria dependientes del Gobierno de Castilla-La Mancha han realizado en los seis primeros meses de este año un total de 9.564 intervenciones de , un 55,44 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior. Dentro de esta disciplina se enmarcan aquellos procedimientos que conllevan un mínimo riesgo para el paciente y que pueden ser realizados por los médicos de familia.

Por Áreas Sanitarias destaca especialmente el importante incremento en este tipo de actividad registrado en el Área Sanitaria de Talavera de la Reina, con un aumento de casi el 140 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior, y un total de 1.033 intervenciones. Por su parte, las Áreas Sanitarias de Albacete y Toledo también registraron un incremento del 122 y 109 por ciento respectivamente, con 2.405 y 786 intervenciones realizadas.

Los Equipos de Atención Primaria de Guadalajara han realizado 2.314 intervenciones; los de Ciudad Real, 1.683; los de Cuenca, 868; los de Alcázar de San Juan, 279; y los de Puertollano 196.

El programa de cirugía menor en Atención Primaria se rige por un protocolo de actuación en el que, entre otras cuestiones, se establecen las intervenciones asumibles por los médicos de familia. Así, entre las patologías susceptibles de ser intervenidas se encuentran los nevus melanocíticos, los quistes epidérmicos, lipomas, verrugas plantar y vulgares, fibromas blandos, uñas encarnadas y otras patologías ungueales.

En todos estos casos, los profesionales de Atención Primaria trabajan en estrecha colaboración con los Servicios de Anatomía Patológica de los diferentes hospitales, que se encargan de analizar las muestras obtenidas tras las intervenciones. Dentro de estos procedimientos se incluyen también otras técnicas como vendajes, yesos, escisiones, drenajes o infiltraciones, entre otras.

La implantación de este tipo de cirugía en los Centros de Salud aporta importantes ventajas tanto para los usuarios como para los profesionales. Los pacientes reciben una prestación rápida y eficiente, además de poder ser atendidos cerca de su domicilio, sin tener necesidad de desplazarse al hospital.

En cuanto al personal sanitario, el conocimiento y desarrollo de estas habilidades quirúrgicas supone un estímulo al trabajo diario y una atención más personalizada y eficiente. Finalmente, el beneficio para el sistema sanitario redunda en una disminución de las derivaciones al centro hospitalario y, por lo tanto, en una reducción de las listas de espera.

En estos momentos, la mayor parte de los Equipos de Atención Primaria, pertenecientes a las ochos Áreas Sanitarias de la Comunidad Autónoma, realizan procedimientos de cirugía menor en los Centros de Salud que disponen del equipamiento necesario para realizar este tipo de intervenciones.

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) ha ido extendiendo poco a poco esta prestación a todos aquellos centros que cuentan con las condiciones estructurales necesarias para poder adaptar las salas en las que llevar a cabo procedimientos quirúrgicos. Además, en los nuevos Centros de Salud que se han ido poniendo en marcha y en aquellos que está previsto construir, se incluye la creación de un bloque de actuación médica especial dotado de un pequeño quirófano.