Las nueve autopistas de peaje que el Ministerio de comenzará a ‘rescatar’ el próximo mes de febrero cerraron 2017 con un aumento medio del tráfico del 8%, que se situó en unos 7.553 vehículos al día, según la estadística oficial del Departamento.

El crecimiento de estas vías casi duplica al del 4,6% que se anotó el conjunto de la red de pago del país, de 2.550 kilómetros de longitud que, de esta forma, encadena su cuarto ejercicio consecutivo de aumento del número de usuarios.

Las autopistas en problemas, que copan una quinta parte (el 20%) del total, consolidan la recuperación de tráfico que vienen registrando para encarar el ejercicio en el que pasarán a manos del Estado para, posteriormente, salir a concurso y ser cedidas de nuevo para su explotación por empresas privadas.

Por autopistas, su evolución osciló no obstante entre el leve descenso del 0,46% que se anotó la radial R-3 -Arganda y el incremento del 32% de la R-5 Madrid-Navalcarnero.

La AP-41 Madrid- es la segunda que más creció en 2017, un 14,3%, por delante de la R-4 Madrid-Ocaña, la primera que Fomento ‘rescatará’ el próximo mes de febrero, que elevó un 10,65% su tráfico el pasado año. La R-2 Madrid-Guadalajara creció un 7,9% y la AP-36 Ocaña-La Roda, un 6,93%.

Asimismo, las dos vías que pasarán a manos del Estado el 1 de abril, el tramo de la AP-7 entre y Vera y la circunvalación de , aumentaron su tráfico un 6,38% y un 5,75%, respectivamente. Por su parte, la M-12 Eje Aeropuerto, que une Madrid y el aeródromo de Barajas, elevo un 2,50% su número de usuarios.

LEJOS DE LAS AUTOPISTAS MÁS MADURAS.

En cuanto a cifras absolutas, el número de conductores que diariamente transitan por estas nueve vías oscila entre los 1.010 que contabiliza la Madrid-Toledo y los 21.163 usuarios de la que enlaza la capital con el aeropuerto.

De esta forma, pese a los aumentos que vienen encadenando en los últimos años, el tráfico de estas vías, las de más reciente construcción, aún está lejos del que contabilizan las más maduras.

En 2017, la decana autopista AP-1 Burgos-Armiñón registró el tránsito de 19.948 vehículos diarios, mientras que el tramo de la AP-7 entre y sumó 114.497 usuarios al día y la -, 54.151. De su lado, la AP-6, que a comienzos de este año se vio afectada por el temporal de nieve, cerró el pasado ejercicio con 29.130 tránsitos diarios, un 4,8% más.