Hidalgo ha destacado que el primer paso es buscar una solución para que no haya más caídas, solventar dicho inconveniente lo antes posible y, a partir de ahí, instalar seis nuevos azulejos en el lugar en el que se encontraban los anteriores, ha informado el Ayuntamiento de la Ciudad de la Cerámica en nota de prensa.

Asimismo, ha agradecido la disposición y el trabajo del ceramista, quien está ya trabajando en estos nuevos elementos cerámicos para que el mural vuelva a la normalidad lo antes posible.

Por su parte, Garrido ha reconocido que es “complicado y una tarea ardua conseguir los mismos tonos”, dado que se trata de un material cuya elaboración requiere de un proceso difícil al ser necesarias varias cocciones. Aún así, ha destacado que está dispuesto a conseguir la mejor calidad para estos nuevos azulejos.