El Azafrán de La Mancha tiene una serie de características especiales que hace a esta especia única en todo el mundo. Entre ellas, la producción de la flor y el proceso de elaboración se realizan únicamente en determinados municipios de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y . Se cultiva en unas determinadas condiciones, entre las que destaca su extracción cada cuatro años y su nueva plantación en un terreno virgen y la recolección, la monda de la flor y el tostado de los estigmas, se realizan de una forma y en unas condiciones particulares.

La DOP Azafrán de La Mancha constituye por sí misma una triple garantía: azafrán con origen en España; máxima calidad en color, sabor y aroma; y un sistema de control exhaustivo que elimina cualquier riesgo de vulnerabilidad en el producto.

Se trata de un producto que cada vez está más presente en los platos y que presenta gran variedad de opciones para su consumo. Una especia que también está reconocida en los Premios Gran Selección que en su XXX edición ha otorgado a Zaffralia, de Hermanos Cabra Carrasco C.B, ubicada en Madridejos, Toledo, el reconocimiento al mejor Azafrán de La Mancha 2019.

Su azafrán proviene de la comarca de Madridejos, al sur de Toledo. Debido a las condiciones climáticas, el terreno y un proceso de elaboración totalmente artesano se obtiene nuestro azafrán.

Zàffrãlia cuenta con una gran experiencia en este cultivo. Controlan desde la siembra hasta la cosecha, pasando por la limpieza y selección de bulbos, hasta la monda y desecación de los estigmas. Este último proceso lo realizan en 24 horas para que el Azafrán llegue al consumidor con la máxima frescura.

El Azafrán posee un sorprendente potencial de color, sabor y aroma en el uso gastronómico. Además, Zàffrãlia elabora su Azafrán bajo el sello de calidad y garantía de la Denominación de Origen Protegida “Azafrán de la Mancha”.

Teniendo en cuenta los parámetros organolépticos resultantes mediante analítica, se puede decir que presentan el mejor azafrán del mundo.