La encuesta epidemiológica, realizada a 148 niños, ha confirmado que el número de afectados por cuadros leves de dolor abdominal y gastroenteritis ha sido de 87, y según ha señalado a Gascueña, ha sido una “toxiinfección alimentaria” producida por una bacteria común que contaminó el cocido.

Tal y como ha asegurado, en la mayoría de los casos, en menos de 24 horas de originarse los niños pudieron volver al colegio, tras lo que ha asegurado que fue algo “leve” puesto que la bacteria fue “muy poco patógena”.

La Dirección de Sanidad activó el protocolo de forma “inmediata”, y según su directora, el Distrito de Salud Pública está realizando ahora las inspecciones oportunas y un seguimiento estricto que pasa por extremar las medidas de higiene.

Gascueña ha afirmado, no obstante, que las instalaciones “estaban en buenas condiciones” y los manipuladores de alimentos conocían las medidas higiénicas a seguir, pero se van a llevar a cabo unos controles “más estrictos” sobre las tareas de la empresa.

Sin embargo, no ha concretado si debido a estos hechos puede haber sanciones, pero sí ha avanzado que habrá un informe por si hubiera que tomar futuras actuaciones.