En concreto, estas nuevas estaciones de servicio del operador estarán repartidas entre las comunidades autónomas de , Castilla-La Mancha, y .

El socio y director de Ballenoil, , señaló que las zonas para este crecimiento de la compañía han sido elegidas por “razones geográficas y de competencia, y con ellas esperamos consolidar en las zonas donde ya estamos”.

Ballenoil estima que estas nuevas aperturas supondrán un ahorro de unos 150 euros al año para sus clientes y la reducción de diez céntimos el litro en la zona donde se abre la gasolinera. Además, con las ventas en estos puntos de distribución la empresa espera facturar unos 230 millones de euros, 30 millones de euros más que en 2017.

La operadora se muestra optimista con estas nuevas aperturas, aunque señala su temor a que “las administraciones locales frenen y limiten el modelo de negocio de Ballenoil”, señaló , socio de Ballenoil, que señala el obstáculo que representan las normativas municipales.