Mientras que en 2018 se suprimieron 1.309 oficinas, entre enero y septiembre de este año se cerraron 1.136, siendo especialmente intenso el tercer trimestre, a razón de 5,8 clausuras por día, lo que provocó que la red bajase de las 25.000 sucursales por primera vez desde junio de 1980.

Por comunidades autónomas, los mayores recortes los experimentaron y Castilla y , con 79 cierres en cada una, hasta 3.375 y 1.834, respectivamente.

También han destacado Andalucía, con 72 cierres (hasta 4.115), , con 53 clausuras (hasta 3.061), Comunidad Valenciana, con 51 (hasta 2.433) y , con 49 (hasta 1.428).

Asimismo, en Castilla-La Mancha se cerraron 29 oficinas, en Extremadura se suprimieron 28, en País Vasco 21, en Aragón 17, en 21, en Canarias 15, en Región de 14, en 9, en 9, en 8 y en 3. En y se mantuvieron las 37 oficinas existentes.

Los principales responsables de esta oleada de cierres han sido y Santander, tras acordar este año sendos Expedientes de Regulación de Empleo (ERE).

completó el pasado mes de noviembre el cierre de 1.128 sucursales, en el marco de la integración de , mientras que el Plan Estratégico de CaixaBank anunciado hace un año contemplaba cerrar más de 800 sucursales hasta mediados de 2020.