En el momento de proclamación de la beatificación ha sido desplegado un tapiz con la imagen de las 14 concepcionistas franciscanas ya beatas, reproducción de un cuadro pintado para la ocasión por el granadino , y que embellecerá la capilla dedicada a las beatas en el protomonasterio de las concepcionistas franciscanas de Toledo, casa madre donde se veneran los cuerpos de las dos monjas del monasterio de , únicos que se conservan.

Con el cardenal Becciu concelebran el cardenal arzobispo de Madrid, ; el nuncio en España, ; el secretario de la Congregación para los Institutos de y las Sociedades de , José Carballo; el cardenal arzobispo de y presidente de la Conferencia Episcopal Española, ; y el cardenal arzobispo emérito de , .

También el arzobispo de Toledo, monseñor ; el arzobispo castrense, Juan del Río; el obispo de Tarazona, Eusebio Hernández; el obispo auxiliar de Madrid, Martínez Camino; el superior provincial de la Provincia de los Capuchinos de España, Benjamín Echeverría; y el vicario provincial y el provincial de la Provincia de los Menores, de España, Carlos Coca y Juan Carlos Moya, respectivamente.

A la ceremonia, retransmitida en directo por ‘TRECE’ y Radio María, también estaba prevista la asistencia de 200 monjas franciscanas concepcionistas de todo el mundo.

El 15 de enero de 2019, el Papa Francisco firmó el decreto de martirio de María del Carmen Lacaba y de otras 13 religiosas concepcionistas franciscanas: Petra Manuela Pairós, Eustaquia Monedero de la Calle, Manuela Balbina Rodríguez, María de las , Narcisa García Villa, Campos Urdiales, Manuela Prensa Cano, Juana Josefa Ochotorena Arniz, María Basilia Díaz Recio, Inés Rodríguez Fernández, Fernández, Ytoiz y María de la .

Los trabajos para la beatificación de estas 14 mártires se iniciaron en junio de 2002 y la causa diocesana fue clausurada en febrero de 2010. Diez de ellas pertenecían a la comunidad madrileña del monasterio de San José; dos a la comunidad de Escalona (Toledo), y las otras dos a la de El Pardo (Madrid).

En 1936, las monjas del monasterio de San José fueron expulsadas del mismo. La comunidad se dispersó, y algunas hermanas se refugiaron en un piso de la calle Francisco Silvela, 19. El 7 de noviembre de 1936, cuando bajaban a refugiarse en el entresuelo, un grupo de milicianos entró preguntando por las religiosas, ya que habían sido denunciadas por la portera de un edificio vecino. Las sacaron a todas, las subieron a un camión y nunca más se supo de ellas.

El 14 de junio de 1946, en homenaje a las religiosas martirizadas, la calle situada entre las de Ortega y Gasset y Alcalá de Madrid sustituyó su nombre de calle Luis Sagasti por el de calle de las Mártires Concepcionistas.