El presidente de las Cortes de Castilla-La Mancha, , ha defendido los últimos 41 años de la historia de España desde la entrada en vigor de la Constitución vigente como la mejor etapa del país, frente a “algunos que añoran al Cid, a Carlos I, a los que presumen de la Guerra de Sucesión o los que están prendados por la II República”.

En su discurso para abrir el acto institucional celebrado en el , ha insistido en colocar las últimas cuatro décadas como una etapa “infinitamente mejor” que las citadas anteriormente. “Es de la que más disfrutamos porque garantiza más bienestar a la mayoría”, ha exaltado, pidiendo “reivindicar la obra de nuestros padres” plasmada en la Transición.

Con todo, ha pedido “seguir progresando” desde esta defensa de la Constitución, porque así se defenderá también “el Estado social y democrático frente al egoísmo territorial”.

“Frente a quienes piensan que subrayando alguna diferencia pueden derivar de ella desigualdad, frente a quienes quieren poner en cuestión los avances en igualdad, frente a quienes niegan la violencia machista y frente a quienes ponen en entredicho la pertenencia de España a la Convención de Derechos de la Infancia”, ha abundado en clara referencia a Vox, aunque sin citarlo.

El presidente de la Cámara ha alertado igualmente de que hay “quien quiere que las diferencias se traduzcan en desigualdad”, pero “España está integrada” y las comunidades autónomas “son la demostración de que el Estado funciona”.

LA IGUALDAD, “N VALOR SUPREMO”

Según ha dicho, la igualdad es “un valor supremo”, y es lo que permite que en cualquier habitación de hospital puedan compartir espacio una persona con muchos recursos con otra más humilde, “atendidos por los mismos profesionales, sin preguntar su renta”.

Para Bellido, “es la Constitución la que garantiza la educación, o que una persona que ha trabajado toda su vida esfozándose mucho tenga derecho a una pensión si lo necesita para tener dignidad hasta los últimos días de su vida”.

De ahí, que haya apelado a buscar “fórmulas de desbloqueo”, pero ha presumido de que el Estado, pese a esta situación, sigue funcionando, gracias sobre todo a las comunidades autónomas.

“Me siento satisfecho y orgulloso de la actitud de los grupos parlamentarios de esta Cámara. Les felicito por su talante estos meses, que para mí puede ser un ejemplo para buscar la superación de diferencias legítimas”, ha afirmado Bellido.