En declaraciones a Europa Press, Bellido ha insistido en que quien quiera presentarse deberá seguir unos cauces “muy sencillos” que pasan por dirigirse a la dirección del partido pero que, de momento, Valerio no lo ha hecho.

“Yo no voy a decir a nadie como tiene que hacer las cosas pero es muy evidente que todo esto empieza con una llamada”, ha afirmado sin dar ningún nombre.

En cualquier caso, el líder provincial del PSOE ha apuntado que si “alguien quiere que la elijamos, estamos muy disponibles a escuchar propuestas con atención”.Así, ha señalado también que en el partido están dispuestos a “escuchar a aquellas personas que tengan el deseo de ofrecerse para ir en la candidatura”, pero ha insistido en que “lo que se haga en Guadalajara, evidentamente, tendrá que contar con el respaldo de sus militantes”.

“Nadie se ha dirigido a mí diciéndome que propone esta opción, pero estoy con el teléfono abierto, dispuesto a escuchar cualquier propuesta que nos hagan para plantear aquí”, ha apuntado Bellido tras reconocer que esta, y no otra, sería la “correcta” manera de actuar.

Bellido ha incidido en que el PSOE tiene un reglamento y que este es el que se aplicará en Guadalajara, al igual que se hace en Cuenca o en , y que consiste en el “empoderamiento de la participación de los militantes”.

En este sentido, ha recordado que en este partido quienes deciden no son los secretarios generales sino los militantes.

AÚN NO DARÁ A CONOCER SI PRESENTARÁ CANDIDATURA

Con respecto a si él presentará candidatura, Bellido ha dicho que ya tiene una decisión tomada pero que no la dará a conocer hasta que no lo sepa la asamblea.Las asambleas ya se están celebrando estos días; a ellas tendrán que presentarse los candidatos que quieran optar a esta responsabilidad y en el caso de Guadalajara será el quien finalmente decida basándose en dichas asambleas.

El secretario provincial ha concluido que su formación cumplirá con lo que dice el reglamento, a la par que ha manifestado que a él no le gustan que “se impongan las cosas”. “Yo pude ser candidato impuesto y no fui. Prefiero ser un monaguillo elegido que obispo designado”, ha concluido.

Lo que apruebe el Comité Provincial se elevará después a Ferraz para su aprobación definitiva.