Bomberos de Cuenca han participado en el simulacro de un rescate acuático de una persona atrapada en una zona montañosa de difícil acceso, práctica que se ha hecho conjuntamente con Protección Civil y la Asociación Profesional de Turismo de Cuenca (APTAC), llevada a cabo en el cañón del , a la altura del paraje conocido como el Ventano del Diablo.

Se trata de la primera vez que estos tres organismos han trabajado en una actuación de emergencia en común. Los cuerpos de rescate han procedido en primer lugar a inmovilizar al accidentado en una camilla mediante un sistema de cordajes para poder sacarlo flotando.

Una vez conducido a un lugar donde se le ha podido atender de forma adecuada y segura ha sido dispuesto para ser trasladado en ambulancia al centro sanitario correspondiente, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Realizada con éxito, se trata de una práctica común que sirve para preparar a los servicios de emergencia lo mejor posible ante situaciones de peligro real similares, más aún en una época del año en la que aumentan los accidentes por la práctica de deportes de aventura o montañismo.