Esta distinción supone que tanto la producción como la transformación y la elaboración del producto tienen lugar en el área geográfica a la que se refiere la denominación.

Junto a los tres vinos españoles, ha incluido también en el mismo registro a la apelación ‘Nizza’, que agrupa vinos tintos producidos en la provincia italiana de Asti.

Estas cuatro nuevas denominaciones pasan a engrosar la lista de 160 denominaciones de origen protegidas vinícolas que forman parte del registro comunitario.