Un periodo en el que los consejeros del Ejecutivo regional han comparecido en la Cámara de representación autonómica para explicar las líneas de actuación que llevarán a cabo a lo largo de la presente legislatura y “para ofrecer mano tendida al resto de grupos políticos, colectivos y agentes sociales en ese objetivo común que nos debe guiar, que no es otro que ofrecer soluciones a las demandas de la ciudadanía”.

En este sentido, la consejera de Igualdad y portavoz, , se ha mostrado partidaria de aprovechar el “clima de cordialidad y respeto” existente para dar ejemplo y demostrar que en Castilla-La Mancha, pese a las lógicas discrepancias, se puede coincidir en la puesta en marcha de políticas de empleo, en la aprobación de importantes leyes, en la defensa del agua, en garantizar unos servicios sociales que sustentan el Estado del bienestar, en avanzar en igualdad y en sostenibilidad o en construir nuevas infraestructuras que se antojan vitales para el crecimiento, la cohesión y la modernización de la región.

Para llevar a cabo todo ello, Fernández ha apelado a una unidad de acción que requiere de grandes dosis de responsabilidad, generosidad y solidaridad por parte de todos, ha informado la Junta en un comunicado.