Así lo ha afirmado la Consejera de Bienestar Social, , tras la reunión en el , en la que se ha acordado garantizar la financiación del IRPF consolidada en 2018 y estudiar un incremento similar a la convocatoria anterior, que se distribuirá entre las comunidades autónomas que menos reciben, sin que baje el presupuesto del resto.

Precisamente, Castilla-La Mancha será una de las regiones que se beneficiarán del incremento presupuestario previsto para una distribución “justa y equilibrada” entre comunidades autónomas, ha informado la Junta en nota de prensa.

Sánchez ha destacado que la distribución de créditos para IRPF es “fundamental para las comunidades autónomas” y que desde Castilla-La Mancha se pretende garantizar y ampliar la distribución de créditos correspondientes al IRPF que van destinados a proyectos sociales, ya que dentro del mapa nacional, ha señalado, “esta región es una de las perjudicadas con relación a la distribución de créditos”, tal y como fue transferido por el en el año 2016.

La consejera ha explicado a preguntas de los medios que garantizar esa distribución de créditos del IRPF permitiría “dar tranquilidad” al Tercer Sector Social de Castilla-La Mancha.