En declaraciones a , Carlés ha reconocido que hechos “criminales” como los perpetrados en Cataluña, “lamentablemente incentivan la xenofobia y la islamofobia”, y provocan que los propios musulmanes que hoy viven en Castilla-La Mancha se sientan “como un sandwich”.

“La mayoría de los musulmanes son gente de paz. Dicen que ellos son los primeros que sufren el terrorismo aquí y que se sienten como un sándwich porque están en medio”, ha afirmado.

Por estas razones, Carlés asegura que muchos ellos tienen ahora “miedo hasta de salir a la calle” y “temen” que la población autóctona les pueda hacer daño.

El responsable de esta asociación de migraciones entiende el dolor de todas las familias que han perdido a alguien en esta tragedia “por parte de un grupo de descerebrados”, pero pide a la sociedad en general trabajar conjuntamente en favor de la integración.

“No debemos dejarnos llevar por el odio porque así, ellos consiguen su objetivo”, puntualiza en referencia a los terroristas.