El servicio es público y gratuito destinado a la promoción de la autonomía personal. Consiste en la instalación en el hogar de la persona en situación de dependencia, de uno o varios productos de apoyo para facilitarle, tanto a ella como a su cuidadora o cuidador, la realización de las actividades básicas de la vida diaria, ha informado la Junta en un comunicado.

En el periodo del nuevo contrato, que ocupa desde 2019 hasta 2022, se prevé duplicar los servicios de apoyo instalados, destacando entre ellos las grúas de traslado, el somier articulado, el carro elevador y los sobre colchones antiescaras riesgo b, que representan el 97% del total de productos instalados en la actualidad, todos ellos destinados a mejorar la calidad de vida de las personas en situación de dependencia.

Entre las mejoras en calidad y evaluación que se incorporan destacan la implantación de la Norma UNE-En ISO 9001:2015 del Sistemas de Gestión de Calidad, el establecimiento de un sistema de comunicación de quejas y sugerencias de las personas usuarias, la realización de encuestas anuales de satisfacción por un agente externo y la implantación de un plan de gestión medioambiental.

Castilla-La Mancha es la única Comunidad Autónoma que ofrece de manera gratuita este servicio, al formar parte del Catálogo de Prestaciones del Sistema de Dependencia, y es compatible con la percepción de otro tipo de servicios o prestaciones.