, uno de los responsables de la organización, ha explicado en declaraciones a que estos moteros, subidos en motos de carretera, campo o montaña e incluso quads, repartirán juguetes donados por más de un centenar de comercios, a los que también se les ha dado la posibilidad de que hicieran un donativo de 20 euros para que fuese la organización quien los adquiriese.

A ellos se unirán también los traídos por los moteros de “clubs amigos”, procedentes de diversos puntos de la provincia de Cuenca, y de provincias limítrofes como Albacete, Ciudad Real o , que nunca vienen “con las manos vacías”.

En cualquier caso, se trata de juguetes “personalizados”, ya que los Reyes Magos de esta cabalgata recibieron hace días las cartas remitidas por los usuarios de estas asociaciones, a los que se hace entrega de regalos nuevos, aunque también “de segunda mano, pero que están muy bien”.

En función de las necesidades de los centros, también se reparten artículos para la higiene personal como máquinas de afeitar o secadores de pelo, que quedan a disposición de los usuarios de cada “hogar”, que han llegado incluso a recibir equipos de música o una televisión.

Tal suele ser el excedente de artículos que, los que no son entregados en el transcurso de esta cabalgata, son donados con posterioridad a Cáritas Diocesana, ya que, según comenta Martínez, a lo largo de la misma se acercan “muchas personas a dar regalos con los que no contamos”.

La cabalgata arranca este domingo a las 9.00 horas en la Plaza del Nazareno, siendo su primera parada la sede de Aldeas Infantiles, donde Sus Majestades son agasajados con churros y chocolate, al igual que ocurre en la asociación Adocu, siguiente parada, a la que le sigue Apromips como siguiente etapa de una ruta que concluye en el CADI El Crisol.

El balance de estos diez años es, a su juicio, “más que positivo”, porque el comercio local “siempre se vuelca” con una cabalgata que, en sus inicios, solo atendía a los menores ingresados en el Hospital Virgen de la y que en la actualidad recibe peticiones “cada vez de más organizaciones”.

“Estamos intentando acudir cada vez a más sitios”, ha admitido Martínez, que ha agregado que el objetivo es seguir creciendo y cada vez poder llevar más regalos, porque siempre se quedan cortos. Es por ello que ha asegurado que “estaría bien” contar con apoyo de “alguna institución” pública.