En una entrevista con , el candidato de ‘Con S de Santi, con S de socialista’, preguntado por su intención de, si gana, tender la mano a una posible integración de la otra candidatura, asegura que “claro que sí”.

Ahora bien, advierte de que lo que no quiere “es que se engañe a la militancia con palabras como integración o unidad y lo que se pretenda es la uniformidad” y llegar “a acuerdos preelectorales” en los que, independientemente de lo que voten los militantes, las caras “tengan que seguir siendo las mismas”.

Cabañero se considera “una persona de partido”, que ha vivido, desde su mayoría de edad, el PSOE, pero que se ha sentido más o menos vinculado “dependiendo de las políticas que ha hecho”. Además, defiende que no hay por qué estar en un órgano de dirección para sentirse integrado y partícipe.

“Yo sólo he estado en cargos orgánicos en este periodo y siempre me he sentido muy integrado”, destaca, aunque admite que ha visto “actitudes” en su partido “en el último periodo” que no le han “gustado”.

A expensas de lo que decidan los algo más de 3.100 militantes el próximo día 17, el candidato socialista reclama que “el secretario general que salga elegido tiene que tener las manos libres para hacer el órgano de dirección que considere”, como, añade, “ha ocurrido con y con ”.

DEMASIADAS DESCALIFICACIONES

En relación a cómo se está desarrollando esta campaña electoral interna, Santiago Cabañero cree que ha recibido “más descalificaciones de las que eran necesarias y sobre todo cuando es un proceso orgánico, entre compañeros”.

Es contundente al manifestar que, “cuando se habla de unidad no vale sólo con decirla, sino que hay que hacerla” y deja claro que no va a hablar “en negativo del otro proyecto, porque es el de unos compañeros que representan una alternativa que creen que es mejor” que la suya.

, todos los compañeros son igual de importantes, los que han apoyado a Pedro, a Susana o a Patxi y los que han apoyado a o a Emiliano” y, lo que decidan apoyar, lo asumirá, “sea lo que sea”.

Muestra su sorpresa por las críticas de su contrincante, , sobre la desafección de los cargos orgánicos en la provincia en el último periodo. “ ha compartido la misma Ejecutiva que yo, el anterior congreso provincial marcó las normas que marcó y desde entonces han pasado muchas cosas importantes”.

Entre ellas, indica, el estatal, que ha dado “un nuevo marco normativo y unas nuevas reglas de juego”, con las que dice estar “encantado, porque han empoderado la militancia”.

Lamenta que en cinco años “no hayan dicho nada y ahora se pongan a criticar en la última época, cuando no les han gustado algunas decisiones o posicionamientos de la actual Dirección, en concreto del secretario general provincial”, y recrimina al candidato de ‘Socialistas por Albacete’ que se haya dedicado a decirlo en entrevistas y no en los órganos de partido, porque ese -dice- no es su “modelo de partido”.

BUENAS SENSACIONES

Para acercar la militancia y hacerla partícipe de las decisiones del partido es por lo que asegura que presenta su proyecto. “Creo que mi propuesta es la opción que necesita mi partido” y destaca que, en los encuentros que ha tenido con militantes y agrupaciones locales, ha percibido “mucha ilusión” y “buenas sensaciones” hacia su proyecto y programa.

Según Cabañero, “había ganas” de que llegase este proceso, y recuerda que antes el sistema de elección era a través de delegados. “Por primera vez ya no vale con convencer al secretario local de turno, sino que votan todos los militantes y estos se sienten más empoderados y partícipes del proceso”, lo que hace que haya más ilusión, dice.

Las buenas sensaciones que recibió del que afirma que es el acto “más emotivo” que ha tenido en la campaña, la presentación de su candidatura a la que acudieron “más de 400 personas”, y del resto de encuentros dicen darle pie para confiar en su victoria del domingo.

Defiende que hay que ser “muy respetuoso” con lo que los compañeros libremente decidan, pero señala que su “sensación” es que representa “una candidatura ganadora, un proyecto que ilusiona, renovador, en el que el militante se siente más integrado, con nuevas fórmulas de participación y de rendición de cuentas”, para que el protagonista de la vida orgánica del partido sea el militante “y no sólo determinados cuadros orgánicos”.

“Yo quiero ser un secretario general que escuche a los militantes, que sea su representante y eleve su voz tanto a Ferraz como a , no me eligen para que sea el que escuche a y a Toledo para decirle a los militantes lo que tienen que hacer”, deja claro.

Algo que quiere lograr con propuestas como “la comarcalización del partido”, que permita tener una estructura de consejos comarcales que tengan representación en la Ejecutiva Provincial, porque lo que se busca es “el contacto directo”.

Como militante de la Agrupación de Cenizate, Santiago Cabañero el domingo votará en su pueblo. Espera “una gran participación” porque la gente quiere ser partícipe del futuro de su partido. “Por primera vez los militantes van a tener la ocasión de, con su voto, secreto, poder votar la opción que quieran y creo que no van a renunciar a ello”, concluye.