El proyecto se realiza en colaboración con el a través la Entidad Estatal Trabajo Penitenciario y Formación para el Empleo y se dirige a población reclusa de toda España en la fase final de su condena.

El programa de ‘la Caixa’, desarrollado en Castilla-La Mancha por Cuenca y las delegaciones de la en Albacete, Alcázar, Herrera y Ocaña, ofrece itinerarios personalizados adaptados a las necesidades de preparación técnica y personal de los internos que combinan formación, acciones de servicio a la comunidad e integración laboral, con el objetivo de que la persona amplíe sus competencias, refuerce valores y mejore habilidades personales y profesionales, según ha informado ‘la Caixa’ en nota de prensa.

En 2018, 35 de los participantes que finalizaron su itinerario de inserción sociolaboral consiguieron un trabajo gracias a 25 empresas contratantes.

En toda España, 1.209 internos consiguieron el año pasado un trabajo a través de Reincorpora gracias a la colaboración de 771 empresas. Además, desde la puesta en marcha de Reincorpora, en 2011, han participado un total de 14.709 internos en toda España y 5.803 de ellos han encontrado empleo gracias a 5.290 empresas contratantes.

“Queremos facilitar que las personas privadas de libertad puedan reconducir su proyecto vital y lo hacemos acompañados de la Administración, con quien sumamos esfuerzos desde hace ya casi una década”, ha explicado el presidente de la Fundación Bancaria ‘la Caixa’, .

La colaboración con 71 entidades sociales de toda España especializadas en la atención a este colectivo es lo que permite ofrecer itinerarios de reinserción adaptados a las necesidades específicas de cada participante gracias a la figura del técnico Reincorpora, quien diseña y pacta con los participantes este itinerario. El técnico de la entidad acompaña y hace un seguimiento de toda la evolución de la persona durante el itinerario, abordando el proceso de cambio desde una perspectiva integral.

ITINERARIOS

A grandes rasgos, y según las necesidades de cada participante, los itinerarios se dividen en las siguientes fases: posicionamiento ante el empleo; formación y prácticas no laborales; servicios solidarios, y búsqueda activa de empleo e inserción laboral a través del programa Incorpora de ‘la Caixa’.

El año pasado, los internos de Reincorpora de ‘la Caixa’ tuvieron acceso en Castilla-La Mancha a 39 formaciones que combinan formación en competencias transversales y teóricas con la realización de prácticas no laborales en la empresa ordinaria, lo que permite, entre otros aspectos, a los participantes demostrar lo aprendido en el aula y acercarse al mundo empresarial. Los internos han podido formarse en ayudante de cocina, técnico deportivo, camarero, atención al cliente, operaciones de limpieza o mantenimiento de edificios, entre otros.

Otra de las piedras angulares de Reincorpora es la participación de los internos en servicios a la comunidad dirigidos a dar respuesta a necesidades del entorno más inmediato y a fomentar competencias, habilidades y valores, al mismo tiempo que se promueve la participación social y el compromiso cívico de los participantes.

Sólo en 2018, 145 personas se beneficiaron de estas iniciativas en Castilla-La Mancha. En toda España se han realizado servicios a la comunidad que han incluido acciones de atención y acompañamiento de personas mayores, tareas medioambientales, colaboración con bancos de alimentos o comedores sociales o charlas de sensibilización a jóvenes en riesgo de exclusión social.

Además, los técnicos orientan a los internos en la búsqueda activa de empleo y en la integración y el mantenimiento del puesto de trabajo a través del programa Incorpora de ‘la Caixa’, de integración sociolaboral de colectivos en situación de riesgo de exclusión social.