El convenio fue suscrito en la sede de Cofabu en , donde López Martín estuvo acompañado por la directora gerente de Cofabu, ; el director de Relaciones Institucionales de Caja Rural Castilla-La Mancha, Miguel Ángel Escalante; el director territorial de Ávila, ; y la directora de la oficina de Ávila, , entre otros, según ha informado en nota de prensa Caja Rural.

Además de a los socios de Cofabu, el convenio ofrece líneas de financiación “ventajosas” a los empleados de la cooperativa y de sus farmacias asociadas para cubrir las necesidades propias de su actividad empresarial.

Dichas líneas de financiación se resumen en cuenta de crédito especial para cubrir el cobro de las ventas mensuales de farmacia, financiación de equipos informáticos para las oficinas de farmacia, inversión en activos fijos y de explotación, préstamos al consumo, leasing mobiliario, prestación de avales y cuenta tesorera.

Caja Rural Castilla-La Mancha también ofrece a los socios de Cofabu los servicios de banca electrónica, cuenta nómina, oferta especial sobre hipotecas, terminal punto de venta, comercio exterior, seguros y previsión y banca personal, entre otros.

Por su parte, Javier López ha recordado que Caja Rural Castilla-La Mancha firmó su primer convenio financiero con Cofabu en 2014 y mediante el mismo quieren “responder a las demandas de crédito y cubrir las necesidades de liquidez de los socios de esta sociedad cooperativa de distribución mayorista de productos farmacéuticos”.

“Somos dos cooperativas que hablamos el mismo idioma, y la firma de este acuerdo lo que hace es demostrar la buena sintonía entre Cofabu y Caja Rural Castilla-La Mancha”, ha manifestado.

Además, el presidente de Caja Rural Castilla-La Mancha ha elogiado la “rapidez” y el “buen servicio” de Cofabu, que “permite a los pacientes acceder a los medicamentos en igualdad de condiciones, independientemente de su lugar de residencia”.

También ha afirmado que este convenio es “un paso más” para dinamizar el tejido productivo de la provincia de Ávila y avanzar en su crecimiento económico y social.

Caja Rural Castilla-La Mancha cuenta con 20 oficinas y 28 trabajadores en Ávila, donde lleva asentada desde 1997, cuando inauguró su primera sucursal en Candeleda.