El presidente de -La Mancha, , y el director general, , presentaron hoy unos resultados “históricos” de la entidad al cierre del ejercicio 2015, con “un balance récord, fruto de notables incrementos en sus epígrafes más significativos, debutando con éxito en los mercados internacionales y obteniendo la valoración positiva de las agencias de calificación sobre sus perspectivas de evolución en los próximos años”.

Los resultados brutos al cierre del ejercicio 2015 ascendieron a 30,6 millones de euros, lo que supone un incremento del 34,1% con respecto a los del mismo periodo del ejercicio anterior.

En su comparecencia en la sede central de Caja Rural Castilla-La Mancha, en Gómez Mora y Martín López calificaron estos datos de “los mayores resultados en la historia moderna de Caja Rural Castilla-La Mancha” y de “resultados para celebrar, excepcionales, que llegan en el año histórico del 50 Aniversario de la entidad”.

Fiel a su trayectoria histórica, los diferentes márgenes de la cuenta de resultados de la entidad desprenden una solidez y una recurrencia inusuales en un sector habituado a incorporar resultados extraordinarios en fechas señaladas.

Caja Rural de Castilla-La Mancha cerró, por tanto, el ejercicio con una alta calidad de resultados, gracias al proceso de consolidación de su Plan de Expansión, con más de 41.000 nuevos clientes en 2015, al importante incremento en el número de operaciones concedidas de inversión crediticia y el fuerte impulso experimentado en los recursos gestionados de clientes.

Para el director general de la cooperativa de crédito, Víctor Manuel Martín López, estos “resultados sobresalientes”, en el año de su 50 Aniversario, son fruto del trabajo en equipo de una entidad “que representa garantía de futuro para nuestra región. Una entidad comprometida, cercana, que revierte en la tierra lo que de ella genera por su negocio, con un importante componente de economía social y que siempre está al lado del cliente”.

Sustancial incremento del crédito

El firme compromiso de Caja Rural Castilla-La Mancha de contribuir al desarrollo de su entorno y la dinamización económica se refleja una vez más en su inversión crediticia.

Durante 2015, la entidad concedió 13.808 operaciones crédito a clientes, un 24,74% más que en 2014, por un importe de 799 millones de euros, lo que supone un incremento del 28,57% con respecto al importe concedido en 2014.

De esta forma, la Caja continúa atendiendo a familias, autónomos, empresarios, pymes, Administraciones y, especialmente, al sector agroalimentario y cooperativo, así como ayudando a sus socios y clientes a adecuar las rentas disponibles a su capacidad de pago.

El Total Activo de la entidad muestra un saldo de 7.357 millones de euros al finalizar el ejercicio, lo que representa un crecimiento positivo del 10,18% con respecto al cierre de 2014. Dicho activo cuenta con posiciones líquidas de acceso inmediato por importe de 1.698 millones de euros.

373 oficinas

A 31 de diciembre 2015, Caja Rural Castilla-La Mancha mantenía abiertas al público 373 oficinas en Castilla-La Mancha, y , donde prestan un servicio de calidad y vanguardia los 1.015 profesionales que conforman su Grupo Económico, una plantilla cohesionada, motivada y perfectamente alineada con la estrategia de la entidad.

De acuerdo a la información facilitada por la web de la Unión Nacional de Cooperativas de Crédito (UNACC), el conjunto de cooperativas de crédito castellano-manchegas tenía abiertas 622 oficinas en esa fecha. Es importante resaltar que aproximadamente el 57% de estas cifras las aporta individualmente Caja Rural Castilla-La Mancha, destacando ampliamente como primera entidad del sector regional y una de las tres mayores cajas rurales a nivel nacional.

Espectacular ratio de morosidad

Como resultado de sus robustas herramientas de gestión y control del riesgo y de la eficiencia de los recursos, Caja Rural de Castilla-La Mancha mantiene unos ratios de morosidad y cobertura de saldos dudosos infinitamente mejores que los del resto del sector financiero. Así, al cierre del ejercicio la entidad presentaba un ratio de morosidad del 3,16% frente al 10,20% del sector financiero español, y un ratio de cobertura de dichos saldos del 109,58%.

Potente estructura de recursos propios

El resultado del ejercicio, así como la sólida base de capital con que cuenta Caja Rural Castilla-La Mancha, le permite presentar a 31 de diciembre de 2015 un ratio de solvencia del 14,58% y un CET1 (concepto introducido por el acuerdo de Basilea III con el que se conoce al capital “base” de la Caja) del 13,58%, frente a unos requerimientos del regulador del 10%.

Dichos porcentajes suponen un excedente de recursos propios de 114 millones de euros, de los 361 millones de euros totales con que contaba la cierre del ejercicio, fruto de la confianza depositada en la entidad por sus socios y clientes.

Precisamente, esta potente estructura de recursos propios, junto al reducido ratio de morosidad y su muy holgada posición de liquidez en relación a las inversiones concedidas son tres aspectos fundamentales del balance de la entidad, que hoy por hoy la sitúan en un altísimo nivel en cuanto a solidez y futuro.

Todos estos datos se derivan de un balance más que suficiente para mantener el dinamismo y la capacidad de respuesta ante posibles situaciones adversas futuras, fruto de una gestión prudente que genera resultados recurrentes y crecientes en el tiempo.

Según Martín López, “estos resultados son un estímulo para afrontar el ejercicio 2016 con ética y transparencia, renunciando al beneficio inmediato y a operaciones especulativas, aplicando el puro modelo de banca tradicional con visión a largo plazo, respetando las reglas y cumpliendo la normativa, configurando una entidad moderna, segura y ágil que atiende a cada vez más socios y clientes”.

“Nuestra fuerza está en los miles de pequeños clientes que confían en nosotros por lo que somos y por cómo hacemos las cosas”, concluyó.