En rueda de prensa, ha ofrecido datos de cada uno de los hospitales instalados por toda la región. Así, en Albacete hay 71 camas libres; provincia a las que hay que añadir las 19 de , las 58 de y las 16 de . En el , por su parte, hay 57 camas libres; mientras que en Guadalajara hay otras 17.

En cuanto a los hospitales de la provincia de Ciudad Real, en la capital hay 55 camas, 38 más en , 28 en Manzanares, 10 en y 8 más en . En el caso de Alcázar de , tal y como ha precisado Fernández Sanz, había poca disponibilidad, pero tras mover a varios pacientes se han conseguido liberar 30 camas.

En hay 114 camas más, además de las 58 del hospital de Talavera. En esta provincia se abre la puerta a poder disponer de otras 90 camas en el .

157 RESPIRADORES LIBRES

También ha ofrecido datos sobre los respiradores que permanecen libres. Así, hay 29 en Albacete, 5 en Almansa, 6 en Hellín, 3 en Villarrobledo, 7 en Cuenca, 5 en Guadalajara, 9 en Ciudad Real, 10 en Alcázar, 6 en Puertollano, 4 en Manzanares, 3 en Valdepeñas, 40 en Toledo, 13 en Talavera y 15 más en el .

A estos respiradores, ha querido sumar los 150 que de manera autónoma va a comprar Castilla-La Mancha, más allá de los que pueda recibir por parte del .

Igualmente, ha recordado que ya se han contratado a 700 profesionales sanitarios extra para cubrir el pico de demanda asistencial.

Este mismo martes, ha precisado, habrá un nuevo envío masivo de 150.000 mascarillas a distintos centros sanitarios de la región. En este sentido, ha reparado en que ya se han entregado 700.000 mascarillas a lo largo de este tiempo, además de más de 8.000 batas y más de 3.500 gafas de protección, pero se sigue recibiendo este material de distintas compras y donaciones.

60.000 TEST RÁPIDOS ADQUIRIDOS

A su vez, ha dicho que se recibirá del Ministerio un número indeterminado de test rápidos para el diagnóstico del coronavirus, y también el Gobierno regional ha comprado 60.000 por su cuenta, de los que 20.000 ya están en la aduana.

Esto tiene “dos objetivos claros”, poder diagnosticar a más personas y poder además diagnosticar a profesionales aislados de los que se desconoce si son positivos, pudiendo así liberar los posibles negativos para que empiecen a trabajar.

“Vamos a tener más capacidad diagnóstica y de tratamiento”, ha avanzado Fernández Sanz, quien ha afirmado además que se han comprado 150 respiradores desde Castilla-La Mancha, a los que habrá que sumar los facilitados por el Ministerio.