Tal y como quedó acordado por sorteo, el primero en llegar ha sido el candidato de Unidas Podemos, , que hacía aparición a las 20.28 horas acompañando por la secretaria de Organización de Podemos y cabeza de lista por la provincia de Albacete, , y su jefe de Gabinete, Julio Pérez del Campo.

lucía a su llegada americana gris y camisa azul, por fuera del pantalón, y sin corbata.

A las 20.36 llegaba el candidato socialista y presidente, , con su vicepresidente del Gobierno, ; el portavoz de su Ejecutivo, ; y el secretario de Organización de su partido, .

García-Page vestía al hacer entrada en la sede del debate con traje oscuro, camisa blanca y una de sus corbatas rojas habituales con la silueta de don Quijote y Sancho.

El candidato ‘popular’, Paco Núñez, era el tercero en pisar CMMedia, a las 20.50 horas, con traje azul oscuro, camisa azul clara y corbata en tonos azules y verdes. Su secretaria general, Carolina , y su mujer, , le acompañaban.

Núñez ha sido el único de los candidatos que se ha acercado a los periodistas para preguntar por el transcurso de la campaña, y les ha avisado: “A partir de mañana se va a complicar la cosa”.

, de Ciudadanos, ha sido la cuarta candidata en llegar, a la 21.00 horas. Pantalón beige, camiseta blanca y chaqueta azul marino ha sido el vestuario elegido por la albaceteña, que ha estado arropada por el candidato de su partido por la provincia de e ideólogo de gran parte de su programa electoral, .

Por último, el candidato de Vox, , llegaba en su coche rotulado de campaña, con pantalón color mostaza, camisa azul clara (sin corbata) y americana azul, con un pin de su partido.

Todos los candidatos han sido recibidos a su llegada a la puerta del edificio por la directora de CMMedia, , y el director de informativos, .

A la entrada de los candidatos se han sumado al otro lado de la valla agricultores ecológicos, que han protagonizado una protesta por las ayudas a su sector apenas unos días después de conocer la sentencia del que avalaba una sentencia anterior del por la que no les daban la razón, condenando además a la Plataforma impulsora a pagar mil euros en costas judiciales.