En una entrevista con Europa Press, ha opinado que serían más de seis meses por delante para articular la estructura de la candidatura y conformar la campaña electoral, si bien ha avisado que los ciudadanos e incluso los propios políticos “están saturados” por tantos procesos electorales, razón por la que “hablar de candidatos ahora no tiene mucho sentido más allá del periodístico”.

Ha insistido en que la candidatura se decidirá en su momento desde el seno del partido y en sintonía con la dirección nacional, al tiempo que ha subrayado que el interés que suscita la quiniela ‘popular’ se debe a que quien finalmente sea el candidato “tiene muchas papeletas para ganar las elecciones” y para presidir el Gobierno castellano-manchego.

Además, ha manifestado que quien vaya a ocupar la foto del cartel electoral será “alguien conocido y con trayectoria” dentro del PP, por lo que “no necesitará muchos meses para ser conocido”. “Estamos hablando de buscarlo después de verano”, ha subrayado.

PP GANADOR, PERO SIN MAYORÍA

Para Cañizares, el escenario “más factible” es que el sea la fuerza más votada en Castilla-La Mancha pero no consiga la mayoría absoluta, por lo que tendría que buscar apoyos en Ciudadanos para formar Gobierno, un partido que “tendrá representación política en el Parlamento” pero que, en todo caso, no será tanta como calculan desde la dirección del partido y no llegarán a cinco escaños, en opinión del dirigente ‘popular’.

Con este tablero, Cañizares ha sugerido un pacto entre los principales partidos para que tras las urnas de 2019 sea la fuerza más votada la que intente formar un Gobierno.

“Somos defensores de que sea la lista más votada la que forme Gobierno, pero tenemos que estar todos ahí y jugar con las mismas cartas. Si existe un pacto que diga que eso va a ser así, estaríamos en disposición de aceptarlo, pero no puede ser que unos jueguen con unas condiciones y otros con otras”, ha dicho Cañizares.

En este sentido, ha recordado que Ciudadanos ya ha dicho recientemente que no necesariamente será llave de Gobierno para la lista más votada. En la misma línea, ha indicado que “si el juego político” pasara por no comprometerse a dejar gobernar al ganador de las elecciones, el PP intentaría “sacar lo mejor para la región” y no descarta buscar apoyo en Ciudadanos en caso de ser la segunda fuerza más votada para intentar desbancar al Gobierno socialista.

Ha sido en este punto en el que ha asegurado que el actual presidente autonómico, , “va presumiendo de que tiene ya el apoyo tanto de Ciudadanos como de Podemos”, considerando que su intención es “engañar a todo el mundo”. “Tenemos claro que no habrá mayoría absoluta en las elecciones y habrá que llegar a acuerdos”.

LAS “DEBILIDADES” DE CIUDADANOS

Francisco Cañizares ha apuntado a las “debilidades” de la formación naranja, las cuales, según ha dicho, “ellos mismos reconocen” y que pasan por no contar con propuestas políticas “en temas cruciales para la región” como agricultura, medio rural, pequeños municipios o ideas en beneficio de las pequeñas y medianas empresas.

Los tres años de Ciudadanos dentro de las instituciones no han sido suficientes para “corregir” estas debilidades, según Cañizares, quien ha contrapuesto su situación a la estructura del PP, que ha conseguido “fuerza” en todos los pueblos, algo que “no se consigue en cuatro días ni con discursos puntuales, sino con políticas de largo recorrido y de alcance”.

En todo caso, ha recordado que esta legislatura ya han logrado acuerdos “muy importantes en la región” tanto en ayuntamientos destacados como en diputaciones.

RECUPERAR LAS GRANDES CIUDADES DE CIUDAD REAL

Como presidente del PP ciudadrealeño, Cañizares ya está inmerso en la renovación de juntas locales para preparar el terreno de las municipales, después de perder importantes gobiernos en la pasada cita con las urnas.

Ha augurado que el Partido Popular será capaz de recuperar muchos de los bastones de mando que se dejó en las localidades más importantes de la provincia —Tomelloso, Alcázar de , Manzanares o la propia capital—, para lo cual va a poner “toda la carne en el asador”.

“Vamos a ganar las elecciones en la mayoría de estos pueblos y ya veremos cómo formamos Gobierno, porque los gobiernos de izquierdas no están siendo positivos”, ha opinado Cañizares, quien considera como el ejemplo más significativo el del Ayuntamiento capitalino, “donde la parálisis es algo que comenta la gente de la calle”.

En estas carreras electorales también se hablará de candidatos, y si bien ha insistido en que lo que más le gustaría es que el PP “ganase en Ciudad Real, en la provincia y en Castilla-La Mancha”, ha reconocido que la opción de que tenga que dar un paso adelante “en algún sitio” es “una posibilidad que está ahí”. “Y no la cierro”, ha respondido, insistiendo en que se refiere al territorio donde tiene “ambición y responsabilidad”, que es Ciudad Real.