La ministra de Sanidad, y Bienestar Social, , ha presentado a los consejeros de las comunidades autónomas el primer borrador del para la Atención Primaria (AP) que pretende consolidar y mejorar el papel de los profesionales de la Medicina de Familia en el Sistema Nacional de Salud (SNS).

A la entrada de esta reunión extraordinaria, que precede al (CISNS) monográfico que previsiblemente se celebrará en la primera quincena del mes de abril, la ministra ha recordado que el borrador recoge las aportaciones de los tres grupos de trabajo, formado por sociedades científicas, comunidades autónomas y pacientes. “En la actualidad hay enfermos pluripatológicos, con una elevada esperanza de vida y tenemos que dar vida a esos años y enfocar bien el abordaje de estas enfermedades. Y ante este escenario el papel de la AP es clave”, ha dicho Carcedo.

En concreto, el documento está estructurado en seis estrategias: reforzar el compromiso del con el liderazgo de la Atención Primaria, consolidar una política presupuestaria y de recursos humanos que garantice la efectividad y la calidad de la AP y mejorar la capacidad resolutiva y la coordinación con el resto de ámbitos asistenciales, servicios e instituciones.

Asimismo, otras estrategias incluidas en el documento se refieren a potenciar el uso de las tecnologías médicas de la información y comunicación, reforzar la orientación comunitaria, la promoción de la salud y la prevención en la AP y, finalmente, impulsar la formación y la investigación en el seno de la Medicina de Familia.

“La Atención Primaria está desempeñada por especialistas de Medicina Familiar y Comunitaria, así como de Enfermería especializada, lo que requiere una formación de igual nivel de exigencia que el resto de especialidades que componen el SNS. Tenemos que elevar el papel y la función que la AP realiza en nuestro SNS a todos los niveles de formación de pregrado, postgrado, docente e investigador”, ha recalcado la ministra.

Y es que, tal y como ha insistido Carcedo, el futuro de la asistencia sanitaria va a requerir el papel de la Atención Primaria, por lo que es necesario mejorar su capacidad diagnóstica y de resolución de problemas, para lo cual se necesita un adecuado nivel de formación.

DIMENSIONAR LAS PLANTILLAS DE LOS PROFESIONALES

Además, en el documento se propone también dimensionar las plantillas de profesionales con unos criterios que garanticen que los cupos de pacientes estén en relación con las características demográficas y epidemiológicas de la población. “Trabajamos para combatir la precariedad laboral, reduciendo la temporalidad que se consolidó con el Real Decreto 16/2012”, ha añadido Carcedo.

Otra medida plantea el borrador es que los contratos de los residentes que finalicen el MIR tengan, al menos, dos años de duración. En este punto, y respecto a la petición de una convocatoria extraordinaria del examen MIR, la ministra ha pedido no jugar con “falsas expectativas y con cuestiones que rompan las reglas de juego” porque se acaba de celebrar una convocatoria.

“Debemos trasladar certeza y seguridad jurídica y acabamos de hacer un examen. Este año se han incrementado las plazas un cinco por ciento y se han exprimido al máximo todas las capacidades de formación en los servicios”, ha recalcado Carcedo.

El texto que se ha presentado este miércoles es inicial y sigue abierto a modificaciones y a diferentes aportaciones que se puedan plantear en los próximos encuentros programados, hasta su aprobación definitiva.