La sentencia, a la que ha tenido acceso , recoge como hechos probados que el 10 de agosto de 2015, la víctima y un menor de edad mantuvieron una discusión, a consecuencia de la mala relación que había entre sus respectivas parejas, y tras ella, el menor le dijo: “Por mis muertos, que van a ir a tu casa y te van a matar, tranquilo, van a ir a tu casa y te van a matar”.

Ese mismo día, poco antes de las 14.00 horas, cuando la víctima y su pareja llegaban a la vivienda del primero, que estaba en una urbanización de la periferia de Albacete, vieron al menor, acompañado de su tío, acusado en esta causa, que les estaban esperando.

Cuando el joven víctima de los hechos bajó del coche, el acusado abrió una navaja y se dirigió a él diciéndole: “hijo de puta, te voy a matar” y, aunque el joven salió huyendo, le alcanzó.

Entonces, le clavó la navaja en el abdomen, haciendo fuerza para seguir pinchándole, pero el joven pudo soltarse y escapar, para que su novia lo llevara al , donde fue intervenido quirúrgicamente.