Castilla-La Mancha ya cuenta con un centenar de establecimientos distinguidos con la marca ‘Q de Calidad’ turística, que otorga el Instituto para la Calidad Turística Española, entidad dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

“Ésta es una excelente noticia”, ha señalado la consejera de Cultura, Turismo y Artesanía, Soledad Herrero, quien ha recordado que “la calidad es el eje fundamental de la política turística de Castilla-La Mancha”.

Esta distinción supone “el reconocimiento al esfuerzo que los empresarios de este sector están haciendo para que el turismo de nuestra región se convierta en un referente del turismo de calidad”, tal y como ha señalado.

Así mismo, estas cifras revelan el salto que se ha producido en Castilla-La Mancha en materia turística, ya que en 2004 apenas cuatro establecimientos contaban con este certificado de calidad, frente al centenar de ellos que lo ostentan en la actualidad.

En lo que va de año, seis establecimientos de Castilla-La Mancha han sido certificados con esta Q, “la gran marca de referencia de la calidad turística española”, que se encuentran en las provincias de Albacete y Guadalajara. Estos establecimientos son el Hostal Rural Casona de Torres, en Mondéjar (Guadalajara), que fue certificado el pasado 16 de enero.

En cuanto a la provincia de Albacete, las instalaciones incorporadas son la Agencia de Viajes ‘Viajes Terranostra’, en Chinchilla, certificada el 26 de marzo, y el restaurante ‘El Secreto de Jávega’, en Albacete, con fecha 30 de marzo. La lista la completan las Casas Rurales de Vicorto, en la pedanía de Vicorto-Elche de la Sierra (Albacete), que fueron certificadas el pasado 1 de abril.

Divididos por sectores, nuestra región cuenta con 31 agencias de viajes galardonadas; 25 alojamientos rurales; 7 alojamientos de pequeñas dimensiones; 3 balnearios; 1 Convention Bureaux; 20 hoteles y apartamentos turísticos; 3 oficinas de información turística y 10 servicios de restauración

Además de permitir mejorar la gestión empresarial, entre las ventajas que supone contar con este distintivo, también está el hecho de que aumenta la formación del personal, mejora la eficacia de las herramientas profesionales y ofrece un mayor grado de satisfacción al cliente, además de poder utilizarla como elemento de reconocimiento y promoción.