El consejero hizo estas declaraciones en su visita al Centro de Acogida de Basida, en el que estuvo acompañado en el recorrido a estas instalaciones por la presidenta de Basida, Visitación Adán; el director general de Ordenación y Evaluación, José Luis López; el delegado provincial de Salud y Bienestar Social en Ciudad Real, Ricardo Ruiz, y el alcalde de Manzanares, Miguel Ángel Pozas.

“Con el esfuerzo de todos podemos llevar a cabo una estrategia para prevenir el avance de la enfermedad, que en el mundo afecta a 33 millones de personas, de ellas 150.000 en España y unas 1.000 personas en Castilla-La Mancha, siendo nuestra comunidad autónoma la que tiene la tasa más baja de incidencia de España”, dijo el consejero.

Según Lamata, es mejor por tanto prevenir que curar, mediante el uso de preservativos y haciéndose el test del VIH cuando se ha tenido riesgo. “Tenemos que seguir trabajando tanto en la prevención como en el tratamiento no sólo en nuestro país, sino haciendo un esfuerzo cooperando también con los países pobres para la erradicación de esta enfermedad”.

Así, la Consejería reforzará el año que viene su colaboración con las asociaciones implicadas en la prevención y control del sida en pacientes sin recursos personales o familiares; incrementará los programas de dispensación de metadona e intercambio de jeringuilla con las farmacias, además de continuar financiado la actividad del Centro de Basida, en Manzanares, y la Casa de Acogida Hogar 2000, de Toledo.

Además de estas iniciativas, desde el Gobierno de Castilla-La Mancha se potencia la consulta joven en los centros de salud y se promueven los test de sida desde los servicios de atención sanitarios.

En ese sentido, se ha realizado en Castilla-La Mancha más de 74.000 pruebas de detección de VIH.

Por otro lado, se lleva a cabo este año una campaña informativa para fomentar el uso de estos análisis con el lema “La prueba es la respuesta. Háztela”. Se han distribuido 2.000 carteles y 19.000 folletos, de ellos 10.000 en castellano, y el resto en diez idiomas para la población inmigrante.

Desde Salud y Bienestar Social, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, también se ha desarrollado una campaña informativa con motivo del Día Mundial del Sida, que se celebra hoy, bajo el lema “Actúa. Detén el sida. Unidos podemos”.

Se han distribuido 33.000 folletos y 2.000 carteles a asociaciones y entidades de Castilla-La Mancha que trabajan en la prevención de esta enfermedad, además de la emisión de mensajes publicitarios en medios de comunicación escritos y radiofónicos de la región.

Un centro modelo

El consejero, recorrió las instalaciones del centro acogida que dispone de 14 plazas para enfermos de sida y otras 4 para drogodependientes que carecen de recursos o apoyo social y familiar.

Basida, una asociación de carácter benéfico y asistencial, tiene otros centros similares en Aranjuez (Madrid) y Ávila.

Lamata ha destacado la atención “extraordinaria” que ofrece Basida a este tipo de enfermos, en colaboración con Salud y Bienestar Social y el Ayuntamiento de Manzanares, y, por eso, el Gobierno de Castilla-La Mancha apoya y seguirá apoyando sus actividades como hasta ahora

Por su parte, la presidenta de Basida, ha resaltado el “apoyo incondicional” que ha prestado a su asociación tanto la Junta de Comunidades como el Ayuntamiento de Manzanares.

Sanidad lleva colaborando desde hace once años con esta asociación, con una inversión global de 1,5 millones de euros para mantener el funcionamiento del centro de acogida y que se pueda ofrecer en este dispositivo una atención adecuada y gratuita.

El equipo multiprofesional que atiende a las personas enfermas que residen en la Casa de Acogida está formado en su totalidad por personal voluntario, que vive las 24 horas del día en el centro, de una forma desinteresada.