En declaraciones a , Zarzuela ha agregado que se trata de un tipo de danza que se está recuperando en el Mayor, al que pertenece Castillejo del Romeral, y que es necesario “poner en valor para que se mantenga su espíritu y que no se pierda, como ha ocurrido en muchos pueblos de alrededor”.

Tras recordar cómo ya “Plinio El Viejo y otros autores clásicos mencionan que, por esta zona, los pueblos celtíberos tenían este tipo de danzas”, y con la intención de que se mantengan en el tiempo, el regidor ha ofrecido la colaboración de su ayuntamiento a aquellos municipios de la provincia interesados en recuperar esta tradición “tan bonita y particular”.

A este respecto, el director musical y artístico del grupo folclórico de Castillejo, , ha insistido en que, en cualquier caso, “son danzas muy antiguas”, ya que, “posiblemente, provienen de los ritos de agricultura de los pueblos primitivos, de los pueblos guerreros o de ritos relacionados con la fecundidad de la tierra”.

En la actualidad, aunque están “unidas a la religión”, las letras con las que los paloteadores aprenden a danzar “son de una viveza, gracia y naturalidad que no tiene nada que ver con la religión e incluso la atacan”, según Puerta, para quien este tipo de manifestaciones culturales “son la esencia del pueblo”.

La de Castillejo del Romeral —organizada por el Ayuntamiento y Diputación Provincial— es una muestra anual en la que suelen participar agrupaciones que, integradas por ocho paloteadores y un alcalde, al son de la dulzaina y el tamboril, representan “melodías aproximadas, pero que son muy diferentes en el modo de palotear, así como en sus trajes típicos”, ha espetado Puerta.

La agrupación de Castillejo del Romeral, que, próximamente, representará a la provincia de Cuenca en un certamen en , está integrada por emigrantes que residen en , , o el País Vasco y llevan actuando treinta años. Ensayan en vacaciones y organizan una escuela de verano en la que aprenden los niños que, posteriormente, se incorporarán a la agrupación.