El sindicato CCOO ha denunciado que los agentes medioambientales de Castilla-La Mancha están acudiendo a los incendios forestales con buena parte de los elementos de sus equipos de protección individual (EPIs) “caducados y obsoletos”.

En nota de prensa, el sindicato ha indicado que el pasado mes de diciembre, la consejería de Agricultura publicó un concurso público para renovar los EPIs de este cuerpo. Las prendas, ropa, calzado y demás elementos que integran cada EPI se licitaron en 27 lotes, de los que sólo se han adjudicado ocho.

Según CCOO, los otros 19 han quedado desiertos, entre ellos las chaquetas y chaquetones ignífugos, las botas de extinción, los guantes de protección o las mascarillas autofiltrantes —con sus mascarillas y semifiltros—, “elementos todos ellos de vital importancia para hacer frente a los incendios con la protección adecuada”.

“La licitación para reponer los EPIs de los AAMM fue desde el principio chapucera, y a nuestro juicio ilegal”, ha indicado el portavoz de la Coordinadora de Agentes Medioambientales de CCOO-FSC, .

“Para empezar, se hizo sin cumplir el mandato de la legal de pasar previamente por el comité de Seguridad y Salud, lo que tenemos denunciado por vía judicial. Y muchos elementos se licitaron sin que en su pliego técnico se detallaran y exigieran las mínimas condiciones de seguridad”, ha explicado.

“Ninguno se ajusta a la ergonomía. La calidad de los tejidos se supedita a cuestiones económicas y varios lotes se licitaron por debajo de los precios de fabricación de las marcas más conocidas o imponiendo condicionantes de imposible realización de manera simultánea”, ha dicho.

Y es que, a juicio de Navas, el resultado de esta “nefasta” gestión es que los agentes medioambientales están realizando la campaña de extinción de incendios con parte de los elementos de sus EPIs “caducados” y el resto sin haberse evaluado si siguen cumpliendo los requisitos de seguridad.

“Los agentes medioambientales se juegan la vida en los incendios, pero el consejero les envía a enfrentarse a las llamas con equipos de protección inadecuados, caducados y obsoletos. Los agentes medioambientales tienen que ser los primeros en llegar a los incendios, pero el consejero no les facilita vehículos con los dispositivos obligatorios para circular con urgencia a las emergencias”, han condenado desde CCOO, que reprochan a Martínez Arroyo “tener abandonada la responsabilidad de “garantizar la salud y seguridad laboral de los agentes”.