“En el plazo establecido por las bases de la convocatoria al menos una treintena de aspirantes formalizaron su instancia y todavía, a pesar del tiempo transcurrido, no se ha publicado la lista provisional de admitidos y excluidos; y lo que se hizo por parte de la Alcaldesa del PP, , es contratar directamente a tres trabajadoras para ocuparse de la prestación de este servicio público municipal”, señaló el portavoz del Sector de la Administración Local, Angel Luis Castellano Bobillo.

“Desconocemos si estas tres trabajadoras tienen la titulación y requisitos que se exigían en las bases de la bolsa de trabajo, pero incluso si es así, entendemos que estamos ante una falta de seriedad y de cumplimiento con el compromiso adquirido en el marco normativo y la falta de dotación de personal que recogen esas bases, y además se está jugando con las expectativas de trabajo de personas, desempleadas y mayoritariamente vecinas de Priego”, añadieron.

“Se da la paradoja que esta vivienda tutelada de titularidad municipal, con una capacidad para diez usuarios, y ocupada actualmente por seis personas mayores, fue gestionada por una congregación de monjas hasta diciembre de 2016, e incluso la Alcaldesa llegó a plantearse volver a aplicar ese sistema de gestión”, informó Castellano Bobillo.

“Con todo el respeto hacia la congregación religiosa a la que perteneciesen, consideramos desde CCOO que la prestación de un servicio público básico como es una vivienda de mayores debe ser atendida por profesionales acreditados y por personal seleccionado bajo las premisas de igualdad, mérito, capacidad y publicidad. Esto no es cuestión de caridad y de voluntariedad, sino de aplicar y desarrollar un servicio social de la manera más eficaz y eficiente, con su repercusión a estos colectivos de personas mayores en zonas rurales desfavorecidas como es la mayoría de nuestra provincia”, remarcó finalmente el sindicalista de la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO-Cuenca.