Juste, acompañada de un trabajador y dos trabajadoras precarias y los responsables de los responsables provinciales de CCOO-Servicios y de CCOO-Construcción y Servicios, y , ha presentado esta mañana en Albacete la campaña del sindicato “Precarity war”, cuyo objetivo es visualizar, denunciar y atajar la precariedad laboral y el trabajo sin derechos en profesiones como camareras de pisos, cajera/o, becario/a, monitora de comedor, comercial, teleoperadora, repartidores…

“CCOO-Albacete brinda su apoyo a las 20.000 personas que malviven en la nuestra provincia con trabajos precarios y les llama a organizarse en el sindicato a luchar por sus derechos, que en muchos casos son derechos humanos básicos”, dijo Juste.

“Hacemos un llamamiento a los trabajadores y trabajadoras a aunar esfuerzos, organizándose en torno a CCOO que es el instrumento más útil para acabar con la precariedad laboral consiguiendo, a través de la negociación colectiva y la organización, la estabilidad y la calidad en el empleo en estos sectores.”

“Queremos que se empoderen y se unan a CCOO para librar la batalla”, dijo por su parte Santiago Zafrilla, que también animó “a todas y todos los albaceteños que trabajan en precario a entrar en la web www.precaritywar.es, a contarnos de forma anónima y confidencial su historia personal y a unirse a Precarity war, la guerra contra la precariedad”

“No es posible pensar en que un trabajador puede llegar a tener 40 contratos temporales en un año, no es posible dar por bueno que a un puesto de trabajo estable no le corresponda un contrato estable, no es verdad que la hostelería o el comercio, la banca o la distribución, necesiten temporalidad abusiva, jornadas abusivas, contratos precarios, para que las empresas sean viables”, subrayó Zafrilla.

“Hay muchos sectores donde impera la precariedad laboral, con jornadas de casi 24 horas, con disponibilidad absoluta, con salarios que no llegan al SMI, trabajando sin pausa, con estrés, víctimas de la externalización, sin derechos laborales, sin protección”, dijo por su parte Maribel Cabañero.

“Una precariedad que no es beneficiosa ni rentable para el empresariado, aunque determinadas patronales, con la colaboración de la Reforma Laboral del PP, quieran hacer de ella el principal instrumento de control de las relaciones laborales”

Cabañero indicó que “la gran mayoría de la contratación temporal y precaria la sufren las y los jóvenes y las mujeres. La precariedad tiene rostro de mujer, de mujeres que se ven forzadas a este tipo de contratación porque no tienen la posibilidad de tener contratos de mayor duración. Tenemos que impedir que esta precariedad siga recayendo en las mujeres, así como también en los jóvenes que están muy preparados pero que sufren situaciones de precariedad permanente.”

“La precariedad se combate con cambios legislativos, reforzando y extendiendo el sindicato en los centros de trabajo y a través de la negociación colectiva. La precariedad no es una condición ni una categoría profesional, es un virus para el que existe una vacuna: la sindicalización”, dijo Cabañero.

“Queremos que las trabajadoras y los trabajadores precarios tomen conciencia de que es posible cambiar las cosas; que integren dentro de esta campaña y se organicen en el sindicato para conseguirlo. Y queremos además sensibilizar a la población y a los usuarios de esos servicios para que sean conscientes de la situación precaria que viven miles de trabajadores.”

Por su parte, dos delegadas y un delegado de CCOO, , trabajadora de una cadena de Comida Rápida, Juani Franco, de Ayuda a Domicilio, y Emilio Plaza, vigilante de Seguridad Privada, explicaron cómo en sus respectivos sectores se impone la precariedad.