El valor de las diferentes variables termohigrométricas, combinado con la intensidad de la actividad realizada en el trabajo, el tipo de vestido y las características individuales de los trabajadores y trabajadoras, originan diferentes grados de aceptabilidad del ambiente térmico.

El ambiente térmico del lugar de trabajo, aunque no sea extremo, puede influir negativamente en el bienestar de los trabajadores, afirma en nota de prensa la secretaria regional de Política y de CCOO, .

En este sentido, indica que un ambiente térmico inadecuado puede originar una reducción del rendimiento físico y mental, y un incremento de las distracciones, debido a las molestias ocasionadas, pudiendo provocar accidentes laborales.

La Ley de Prevención de Riesgos Laborales establece que es necesario evaluar este tipo de riesgos. Dentro de la evaluación de riesgos se debe valorar si las condiciones de la tarea suponen riesgo de estrés térmico o las condiciones de temperatura y humedad son adecuadas. En primer lugar hay que definir en que situación nos encontramos: estrés o disconfort.

La exposición laboral a ambientes fríos puede producirse en determinados ambientes industriales, pero también en trabajos a la intemperie, en este último caso debido a los cambios de la climatología no suelen planificarse adecuadamente los riesgos derivados de esta exposición.

La secretaria regional de Política Institucional y Salud Laboral advierte de que la exposición al frío en condiciones extremas puede ocasionar graves efectos en la salud de los trabajadores y trabajadoras; también en otras situaciones menos intensas de exposición al frío pueden tener también efectos en la salud.

El sindicato advierte que existe una infradeclaración de accidentes por frío debido a que síntomas como la falta de concentración o el entumecimiento como consecuencia de la exposición prolongada al frío pueden estar detrás de gran número de accidentes que sin embargo las estadísticas oficiales no atribuyen a las bajas temperaturas.

Asimismo, señala que existen una serie de medidas preventivas ante el trabajo en ambiente con frío, entre otras, la medición periódica de la temperatura y la velocidad del aire; establecer regímenes adecuados de trabajo y descanso en áreas protegidas (refugio, habitación caliente); reducir el número de horas de trabajo a baja temperatura; vigilancia específica de la salud para la posible detección de especiales sensibilidades, problemas dérmicos, disfunciones circulatorias o cualquier patología que pudiera agravar la sintomatología.

Además, los trabajadores deberán ser formados e informados en relación con aspectos relacionados con la prevención y efectos del frío, acerca de las reacciones fisiológicas y subjetivas del organismo, los aspectos relacionados con la salud, el riesgo de accidentes, las medidas de protección, el uso de prendas protectoras y las técnicas de primeros auxilios.

CCOO está a disposición de los trabajadores y trabajadoras que desarrollen su actividad en entornos laborales con frío, para informales de los riesgos asociados, así como de las medidas preventivas a adoptar con el fin de evitar daños en su salud laboral.