De este modo, según ha informado CCOO en un comunicado, el nuevo convenio sustituirá “al nefasto” convenio que seguía aplicándose a las plantillas pese a llevar caducado desde el 1 de enero de 2015, y permitirá “empezar a revertir, al fin, los tremendos hachazos asestados por Cospedal al transporte sanitario”.

Un convenio que fue refrendado este pasado viernes por los delegados sindicales y que tendrá que empezar a aplicarse el 1 de enero de 2020 “poniendo fin a muchos años de recortes de empleo, de derechos y de salarios; y, sobre todo, a una larga etapa de pésima prestación de un servicio sanitario público esencial”.

Desde el sindicato lo ven como “un triunfo de los trabajadores, de su movilización y su determinación, que ha sido también el motor exigente capaz de reconstruir en el sector la unidad de acción del sindicalismo de clase, que ha sido fundamental para llegar a buen puerto”.

“No han sido las empresas ni la Administración quienes han impulsado los cambios para poner fin a esta situación; aunque sin unas y otra avanzar hubiera sido imposible, y todas las partes, a la postre, han sumado lo que les correspondía. Pero han sido los trabajadores quienes nos han puesto a todos en marcha”, han concluido.