Castilla-La Mancha es eminentemente rural. Cuenta con 919 municipios de los que 632, es decir, un 70%, tienen menos de 1.000 habitantes y tan sólo un 1% supera los 30.000. Además, en nuestra comunidad autónoma viven más mujeres en el medio rural que en el resto de España, un 16% frente al 6,3% a nivel nacional.

En el medio rural las menores oportunidades laborales existentes y el déficit de infraestructuras y recursos públicos hacen que la mujer tenga mayores impedimentos para poder incorporarse al mundo laboral, -la afiliación a la Seguridad Social de las mujeres es escasa-, advierte la secretaria regional de Mujer e Igualdad de CCOO CLM, , quien añade que en este entorno hay un mayor predominio de los estereotipos y roles de género que siguen lastrando el pleno desarrollo profesional y personal de la mujer y que perpetúan la desigualdad.

Por ello, el sindicato reclama actuaciones que permitan dar un impulso a la empleabilidad de la mujer y a la igualdad en el medio rural, siendo imprescindible para ello trabajar de forma conjunta desde todos los ámbitos, persiguiendo el objetivo de mejorar las condiciones de trabajo y de vida de estas mujeres.

CCOO reivindica que en el medio rural se invierta en educación, sanidad y servicios públicos de calidad, de forma que se facilite la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, facilitando también la conciliación de la vida laboral y familiar. También es necesario fomentar la formación de las mujeres en el medio rural, mejorando sus posibilidades de empleabilidad y su autonomía, afirma Martínez.

En el medio rural donde la agricultura supone la principal fuente de riqueza, nos encontramos ante un sector fuertemente masculinizado. Por un lado, porque las mujeres que tienen mayor cualificación se marchan a trabajar a zonas urbanas y por otro, porque las mujeres que trabajan en el campo se ocupan en muchos de los casos a actividades de mantenimiento de cultivos de autoconsumo y actividades clasificadas como de ayuda familiar, como si se tratara de una prolongación de las tareas domésticas, sin que, en la inmensa mayoría de los casos, haya una remuneración económica, derechos laborales o cualquier tipo de reconocimiento social, lo que produce un resultado negativo también en su jubilación y lógicamente en las pensiones. Los varones suelen tener la titularidad única de las explotaciones agrarias (un 73% de hombres, frente a un 27% de mujeres).

CCOO de Castilla-La Mancha seguirá luchando por combatir y erradicar las diferentes brechas de género que aumentan la desigualdad y la discriminación que siguen sufriendo las mujeres en el medio rural, frente a lo que es necesaria la implantación de modelos igualitarios de convivencia e incorporar perspectivas de género en las políticas locales, municipales y comarcales para avanzar por la igualdad y el empleo, concluye la secretaria regional de Mujer e Igualdad de CCOO CLM.