Servicios Industriales, con sedes en Cabanillas, y () emplea a unas 1.200 personas, de las que unas mil están adscritas a la sede de Cabanillas aunque desempeñan su trabajo en las naves de distintas empresas logísticas del Corredor del Henares, que subcontratan con Ilunión labores de manipulado y empaquetado de mercancías, según ha informado CCOO en nota de prensa.

La plantilla, salvo los directivos, está prácticamente integrada en su totalidad por personas con discapacidad física, psíquica o sensorial, en distintos grados; aunque casi todas tienen la misma categoría laboral, cuyo salario está equiparado al salario mínimo interprofesional y que es la más baja del Convenio Colectivo General de Centros y Servicios de a Personas con Discapacidad.

Este convenio está en negociación desde enero de 2017 y a los trabajadores afectados se les siguen aplicando las tablas salariales de 2016; si bien el colectivo de operarios sí ha visto mejoradas este año sus retribuciones en un 4 por ciento tras el acuerdo del anterior Gobierno, la patronal y los sindicatos, para llevar el salario mínimo interprofesional hasta los 735,90 euros mensuales en 2018 y seguir aplicando en los próximos años subidas progresivas hasta alcanzar los 850 euros en 2020.

Ante el retraso en la negociación del convenio general de la Discapacidad, y a propuesta de CCOO, el comité de empresa de Ilunión Cabanillas ha pedido por carta a la dirección abrir un diálogo para revisar los salarios del personal con categoría distinta a la de operario; así como los de quienes sí están clasificados en ese colectivo, pero asumen responsabilidades y desempeñan tareas que exceden las propias de su categoría.

El comité también ha solicitado revisar el sistema de productividad; el cumplimiento del convenio colectivo en lo que respecta a promoción interna y las incidencias y los motivos por los que acaban en amonestación.

“Hace dos meses que remitimos el escrito y la dirección no se ha dignado ni siquiera a respondernos. Queremos denunciar esta actitud, la negativa de nuestra empresa al diálogo social y el desprecio a los representantes de la plantilla”, ha señalado la responsable de la sección sindical de CCOO en Ilunión-Cabanillas, .

“Somos un sector sensible, nuestra empresa dice que el suyo es ‘un modelo empresarial único, hecho desde las personas y para las personas y cuyo objetivo final es el de generar empleo de calidad para las personas con discapacidad’. Se supone que nuestra Ilunión es una empresa que desarrolla una labor social, pero en la práctica no lo es”, ha dicho.

“Con una plantilla de mil personas, de las que más de 900 somos personas con discapacidades de todo tipo y de diversos grados pero con la misma categoría laboral y el mismo salario (el SMI), creemos que muy bien podríamos sentarnos a hablar y a tratar de mejorar la organización de la producción, la clasificación profesional, mejoras retributivas y laborales* sin esperar a que se desatasque de una vez la negociación del convenio estatal”, ha reclamado Sánchez.