En concreto, el sindicato ha asegurado en nota de prensa que “la Dirección General de Política Forestal se ha arrogado la potestad de establecer los horarios de los trabajadores de Geacam, una materia que debe ser objeto de negociación entre la empresa y la representación legal de los trabajadores”, ha señalado el responsable de la sección sindical de CCOO en Geacam, , según ha informado el sindicato en nota de prensa.

Además, al menos en lo que respecta a los horarios de las patrullas de vigilancia, los “procedimientos” impuestos por la Dirección General “contravienen lo establecido en el convenio colectivo en materia de jornada, de forma que hasta la Inspección de Trabajo ha emitido a instancias de CCOO un requerimiento en este sentido”.

“Instamos a la dirección de Geacam a restablecer los horarios de los trabajadores de las patrullas conforme a lo establecido en el convenio colectivo de nuestra empresa, prescindiendo de las imposiciones de la JCCM que lo contravienen e instamos a la Dirección General de Político Forestal a abstenerse de dictar normas a la plantilla de Geacam sobre materias que deben ser objeto de negociación colectiva. Nosotros no somos trabajadores de la Consejería, no somos empleados de la sino de la Empresa Pública de Gestión Medioambiental”, ha subrayado Amores.

El delegado sindical de CCOO en Geacam ha explicado que “desde el inicio de la campaña de extinción de incendios forestales de 2017, la dirección de Geacam modificó la jornada de trabajo que tienen las patrullas de vigilancia”. “Cuando pedimos explicaciones, el gerente nos indicó que era un mandato de la Consejería”, ha añadido.

“CCOO trasladamos a la dirección de Geacam que no estábamos de acuerdo con una jornada de trabajo que no se había negociado con la representación de los trabajadores, y que encima era contraria al III Convenio Colectivo. Y así lo denunciamos también ante la Inspección de Trabajo”, ha continuado.

El sindicato ha explicado que el cambio horario impuesto a los miembros de las patrullas de vigilancia consiste en adelantarles tres horas, desde las 17.00 a las 14.00, el inicio de las rutas de vigilancia.

“La jornada habitual de los trabajadores de Geacam dedica dos horas, desde las 11.30 hasta 13.30, a formación teórico-práctica, entrenamientos o ejercicio físico. Después hay una hora, hasta las 14.30, para aseo personal; traslados a las bases y a continuación comida y descanso hasta las 17.00 horas”, ha detallado

Amores ha explicado que “al obligar a los trabajadores de las patrullas de vigilancia a salir de ruta a las 14.00, o se les deja sin comer, o sin duchar, o sin recibir la formación teórico-práctica o la formación física que establece el convenio, además de obligarles a comer deprisa y corriendo fuera de los lugares destinados para este fin y a salir zumbando con el bocado en la boca”.

“En junio de 2017, CCOO denunciamos este incumplimiento ante la Inspección de Trabajo y el pasado 1 de junio de 2018 la Inspección resolvió con un requerimiento a Geacam para que se cumpla la jornada de trabajo habitual, incluyendo a los trabajadores de las patrullas”, ha explicado.

“Sin embargo, la dirección de la empresa pública nos comunicó ayer, por escrito, en la reunión de la Comisión de Interpretación y Vigilancia del III Convenio, que para rectificar y reponer a los miembros de las patrullas la jornada de trabajo que establece el convenio, hay que cambiar los procedimientos y que eso lo tiene que hacer la Dirección General de Política Forestal. Según se nos dijo, ‘lo harán en breve’, pero esa no es la cuestión”, ha continuado.

“Si los trabajadores de Geacam no somos funcionarios, ni personal laboral de la Junta de Comunidades, no entendemos cómo es la consejería de Agricultura la que nos impone la jornada laboral. Ni siquiera nos la impone la dirección de nuestra empresa, sino los funcionarios y altos cargos de la Junta, que no son mandos jerárquicos de Geacam”, ha protestado Amores.