Según informa en nota de prensa la formación sindical, el control de la actividad cinegética “es una actividad expuesta a riesgos graves, tanto en forma de accidentes como en forma de agresiones:”, tras lo que ha recordado que el pasado año, dos agentes murieron tiroteados por un cazador cuando realizaban un servicio ordinario de control de licencias en Aspa (Lleida).

CCOO ya presentó en febrero del pasado año un escrito de alegaciones al borrador inicial de la Ley y ha mantenido desde entonces reuniones con el consejero de , y Desarrollo Rural, , y si bien consideran que “algunas cosas se han mejorado”, el texto remitido finalmente a las Cortes “sigue dejando en situación de riesgo físico y jurídico a los agentes medioambientales encargados de la vigilancia y policía de la actividad cinegética”.

“Frente a toda lógica y a pesar de la insistencia de CCOO, Martínez Arroyo no ha incluido en el borrador de la Ley el establecimiento de una zona de seguridad en torno a los Agentes Medioambientales cuando tengan que acercarse a cazadores armados”, lamenta el sindicato.