“Ser mujer, joven, con un contrato temporal y vivir en Castilla-La Mancha son factores determinantes para tener un salario de miseria, hasta el punto de que si unimos todos los factores que presentan desequilibrios y comparamos el salario de una mujer de nuestra región con contrato temporal con el de un hombre que trabaja en la industria del País Vasco, la brecha se sitúa en el 122%”, ha afirmado CCOO en nota de prensa.

“La Encuesta anual de estructura salarial enfrenta —a la ciudadanía— a la cruda realidad de los salarios en Castilla-La Mancha”, ha afirmado la secretaria regional de Empleo y Políticas Sociales de CCOO en la región, Mª .

Así, recuerda que “Castilla-La Mancha es la tercera región con los salarios más bajos, con una ganancia media anual de 20.825,87 euros, 2.330,47 euros menos que la media del país; y 6.655,71 euros menos, un 32% menos que en Euskadi, la comunidad con los salarios más altos”.

Respecto a la evolución de los salarios en 2016, se mantienen los niveles salariales con pocos cambios respecto a un año antes. Castellanos señala que “estos datos no reflejan la recuperación económica, no se corresponden con el crecimiento de la riqueza de la que tanto se habla; y esta ausencia de correlación sumada a los altos niveles de desempleo sólo tiene una explicación: la ausencia inequívoca de un reparto justo de la riqueza”.

“La precarización de la vida de la mayoría es la consecuencia de esta injusticia redistributiva, en el caso que estamos analizando, injusticia provocada por unos salarios que no participan de la riqueza generada por las personas con su trabajo”, ha afirmado.

Frente a esto, “ante los salarios de miseria que precarizan la vida de las personas, la solución es sencilla: subidas salariales dignas y suficientes”, concluye Castellanos.